Ley para el Aprovechamiento Sustentable de Energía: ahorras o ¡cuel

01 / NOV / 2008
Ediciones

El ahorro de energía será obligatorio, en vez de voluntario.


ODÓN DE BUEN RODRÍGUEZ*

Hace unos días, buscando alguno de esos documentos viejos que se requieren para uno de esos trámites que uno nunca piensa tener que hacer, mi esposa encontró mis boletas de la primaria donde el maestro anotó, más de dos veces, que “debe estudiar más”.

La verdad es que, por un buen número de años, fui un estudiante regular y hasta me salí de la carrera de ingeniería porque la consideraba muy demandante y me fui a probar suerte por un par de semestres a la Escuela de Geografía. Curiosamente, fue en ese exilio que se cumplió cruzando la explanada de la Ciudad Universitaria de la Facultad de Ingeniería a la Facultad de Filosofía y Letras (donde está la Escuela de Geografía) que retomé la pasión por el estudio y la ingeniería.

Al regresar de nuevo a Ingeniería, además de hacerlo con gusto, fui buscando un tema que apasionara y fue que encontré a la energía solar, tema al que dediqué mi tesis y cuatro años de trabajo en el Instituto de Ingeniería. Sin embargo, fue en el tema del ahorro de energía que encontré mi nicho de oportunidad. Así, a partir de 1985, cuando entré al PRONUREE de la CFE, que inicié una carrera que no termina trabajando en el tema.

Desde entonces, en mi vida profesional he estado involucrado en el diseño y la operación de la mayoría de los programas de gran alcance que ha tenido México: el programa de aislamiento térmico de viviendas en Mexicali; el programa ILUMEX de lámparas ahorradoras; el programa de incentivos del FIDE; las NOM de la CONAE; el programa de edificios públicos; la campaña de ahorro de PEMEX; y las comisiones estatales de ahorro de energía. Esto lo he hecho como analista (en CFE), como consultor internacional (cuando estaba en Berkeley) y como Director General de la Conae (por siete años y medio).

En fin, que creo que, aunque tuve una etapa en mi vida en la que no me concentraba en el estudio, los años en los que si lo he hecho han tenido un tema central: cómo ahorrar energía.

Por lo mismo, no puedo evitar tener una opinión del primer anteproyecto de ley que está por convertirse en México con el propósito (aunque no se llame así) de ahorrar energía. Igualmente, no puedo evitar decir que, lamentablemente, quienes la redactaron (y quienes la firmaron) no tienen idea de lo que están por convertir en algo que se hará obligatorio en México: una ley inútil e incumplible.

Pero, ¿por qué inútil e incumplible?

Van mis razones:

1. Es una ley que no define bien su intención. En la redacción de la ley se habla de uso sustentable, óptimo y/o eficiente; de reducción económica; de eficiencia energética; y de sustitución de fuentes renovables. Igualmente, siendo su tema central lo de “sustentable” no lo define en la ley.

2. Es una ley que obliga a hacer cosas que ya se hacen y se hacen bien:

a. Programas para la Administración Pública Federal. Esto ya se hace y no requiere de una ley (solo la voluntad del Presidente) y las compras de gobierno requieren de modificaciones a la ley de Adquisiciones (no una nueva ley).

b. Acciones de vinculación. Esta ha sido una de las más importantes acciones de la Conae a través de sus subcomisiones y consejos.

c. Investigación científica. Esto ya se puede hacer con los fondos sectoriales con apoyo de CONACYT.

d. Incentivar la aplicación de tecnologías y el uso de equipos, aparatos y vehículos eficientes energéticamente. Esto ya lo hace el FIDE.

e. Normalización e información a los usuarios. Al parecer quienes redactaron esta ley no saben que la Conae tiene trabajando más de quince años de trabajo en normalización con gran éxito y reconocimiento en el área de normalización (con 18 NOMs) y el FIDE lleva más de diez con el Sello FIDE.

3. ¿Y la CONAE? Esta ley crea una nueva institución, la COMISIÓN NACIONAL PARA LA EFICIENCIA ENERGÉTICA (¿no debería ser “del aprovechamiento sustentable de la energía”?) y esto quiere decir una de dos: o se crea una institución paralela (con costos adicionales) o se transforma la CONAE (con todos los costos que esto implica en términos administrativos). Quizá lo único positivo sea que a esta Comisión la crean por ley, lo que puede asegurar que no la maten “de un plumazo” (como se intentó en 2002).

4. ¿Emisiones de qué? Llama la atención que se ponga que la ¿CONAEE? tenga que “formular y emitir las metodologías para la cuantificación de las emisiones por la explotación, producción, transformación, distribución y consumo de energía, así como las emisiones evitadas debido a la incorporación de acciones para el Aprovechamiento Sustentable de la Energía”. ¿No corresponde esto a las autoridades ambientales?

5. ¿Cuantificar para qué? La ley también refiere que la CONEE debe “formular y emitir las metodología y procedimientos para cuantificar el uso de energéticos”. Lo que no es comprensible es que esto se haga para nada más para fiscalizar, no para identificar oportunidades.

6. ¿Registro nacional de buena conducta energética?Me pregunto si el “registro de usuarios que hayan obtenido el certificado de persona energéticamente responsable” servirá para que me den una licencia de manejo, para poder firmar un contrato con la empresa eléctrica o para poder comprar gasolina en la estación de servicio.

7. ¿Los “judiciales” energéticos? La ley establece que la CONAEE debe “ordenar visitas de verificación, requerir la presentación de información y citar a comparecer a las personas que realicen actividades relativas al aprovechamiento sustentable de energía, a fin de supervisar y vigilar, en el ámbito de su competencia, el cumplimiento de las disposiciones jurídicas aplicables”. También refiere que “la Comisión sancionará con multa de cien a mil veces el salario mínimo a los usuarios con un patrón de alto consumo de energía que no le proporcionen la información a que hacen referencia los artículos 20 y 21de esta Ley o que proporcionen información falsa o incompleta”. ¿Y quién va pagar a los inspectores, las inspecciones y sus instrumentos de trabajo? ¿Habrá un evento de entrega de patrullas para esta nueva categoría de judiciales? ¿Se pondrán anuncios de “se busca” para los que usan aire acondicionado en un edificio viejo?

8. ¿El ahorro de energía como un problema académico?La ley establece la creación de un consejo con “seis investigadores académicos, que sean o hayan sido miembros del Sistema Nacional de Investigadores, con amplia experiencia en la materia y que colaboren en instituciones de educación superior y de investigación inscritas en el Padrón de Excelencia del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología”. Que me disculpen, pero esto no es un problema de laboratorio, es de mercado y el problema va a ser que se va a cumplir el dicho de que “quien tiene un martillo ve todo problema como un clavo”.

9. ¿Y los edificios nuevos? Uno de los grandes temas que está perdido en la política de ahorro de energía es el que se refiere a los diseños de las nuevas construcciones y en donde las Normas Oficiales Mexicanas no han sido suficientes. A mi me hubiera gustado ver que esta ley fortaleciera este campo de la normalización al obligar a todas las ciudades a tener reglamentos de construcción que tengan obligaciones de diseños con medidas que evitan el uso innecesario de energía para iluminación y acondicionamiento ambiental.

10. ¿Y las comisiones estatales? Hubiera estado bien de que la ley diese recursos para apoyar a las comisiones estatales y un mandato a la CONAEE para apoyarlas metodológicamente.

11.¿Una ley para obligar lo voluntario? A mi entender una ley establece derechos y/o obligaciones. Es por eso que me sorprende que la propuesta diga que “los particulares podrán en forma voluntaria, a través de la certificación de procesos, productos y servicios, realizar el examen metodológico de sus operaciones, respecto del grado de incorporación de la eficiencia energética”.

*Es ingeniero mecánico-electricista por la UNAM y maestro en energía y recursos por la Universidad de Barkeley, California. Fue responsable de la dirección general de la Comisión Nacional para el Ahorro de Energía (Conae) de 1995-2003. Actualmente es presidente de Energía, Tecnología y Educación, ENTE S.C., y dirige el proyecto de Transición Energética. (demofilo@prodigy.net.mx , www.funtener.org )