Eficiencia energética debe reflejarse en seguridad de redes: Nahle

09 / JUL / 2020
Regulación

nota

 

Ulises Juárez / Energía a Debate

 

La eficiencia energética debe reflejarse en la producción de energías renovables pero también en la seguridad de las redes eléctricas que conforman los sistemas eléctricos en los territorios de suministro, aseguró Rocío Nahle García, secretaria de Energía, durante su participación en la Cumbre Transición Energética Limpia, organizada esta mañana por la Agencia Internacional de Energía (AIE).

 

En su turno en el panel 2 “Una recuperación incluyente y equitativa”, la funcionaria mexicana insistió en el aspecto de la intermitencia de las fuentes renovables y explicó que es necesario un respaldo, el cual en nuestro país se realiza mediante gas natural.

 

“Para todas las fuentes primarias y tecnológicas, es necesario señalar que varias de las energías renovables son intermitentes en este momento, por ello se necesita un respaldo, y nosotros lo hacemos a través del gas”, dijo Nahle ante los 40 ministros de Energía y similares reunidos de manera virtual, así como representantes de empresas energéticas internacionales.

 

Comentó que la actual administración federal emitió la Política de calidad para el sistema eléctrico, aunque omitió mencionar que dicha disposición se encuentra en litigios por parte de las empresas privadas que generan electricidad a partir de fuentes renovables y organizaciones civiles.

 

Asimismo, refirió la composición de la matriz energética de México por fuente primaria, consistente en 69% derivada de los hidrocarburos, 16% de hidroeléctricas, 7% eólica, 1.5% geotermia, 2% nucleoeléctrica, 4% fotovoltaica y 0.5% de biomasa.

 

La Cumbre tuvo como propósito fungir como una mesa redonda para discutir medidas alternativas a tomar para impulsar la economía mundial, crear empleos, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y crear sistemas energéticos más resilientes, frente a la pandemia provocada por el COVID-19.

 

Sontirat Sontijirawong, co-presidente de la AIE y ministro de Energía de Tailandia, dijo que no solo se debe reforzar la seguridad energética, sino mejorar el bienestar de la población.

 

A nombre del director ejecutivo de la Agencia, Fatih Birol, Sontijirawong expuso tres frentes para la recuperación post-pandemia, consistentes en uno económico, mediante financiamiento a las pequeñas y medianas empresas; el sustentable, con establecimiento y cumplimiento de políticas alineadas con el Acuerdo de París y los Objetivos de Desarrollo Sustentable de las Naciones Unidas, y tres, el frente de implementación de la Transición Energética, en el que destacó el papel de la generación distribuida.

 

“Para reconstruir la economía ante esta pandemia, debemos ser menos contaminantes, más resilientes, más sustentables y más incluyentes”, concluyó el ministro tailandés.

 

Durante las mesas, los ministros coincidieron en la urgencia de reactivar la economía y crear empleos, para lo cual el papel de las energías renovables es fundamental.

 

También insistieron en la importancia del desarrollo de tecnología moderna y eficiente para las energías renovables, destacando el almacenamiento de la misma.

 

De igual forma, coincidieron en que la electrificación de la economía es una buena solución para la recuperación.

 

Kadri Simson, comisionada de Energía para la Comisión Europea, comentó que la contingencia por la pandemia ha demostrado la resiliencia del sistema eléctrico europeo, el cual continúa operando con las energías renovables, por lo que dijo que asegurar la confiabilidad del abasto de energía es importante ahora más que nunca.

 

Agregó que en la Unión Europea existe un Acuerdo Limpio para la recuperación mediante energía verde que genere empleos, consistente en cuatro acciones: el impulso de las energías renovables, la eficiencia energética en los edificios, más redes eléctricas e infraestructura, y tecnologías de energía limpia como el uso del hidrógeno y el almacenamiento.

 

Insistió en que se necesitan nuevas políticas para incluir más renovables en la canasta energética con el fin de entregar energía a precios competitivos a las industrias y ciudades, y cumplir con los compromisos ambientales para el 2050.

 

.