Crearán la Cámara Nacional de la Industria Energética

23 / AGO / 2019
Regulación

Crearán la Cámara Nacional de la Industria Energética

 

Héctor Genis Juárez, Sergio Ampudia Mello y Hans Joachim Kohlsdorf, miembros del Grupo Promotor de la Cámara Nacional de la Industria Energética.

 

 

Ulises Juárez / Energía a Debate

 

Con la finalidad de coadyuvar con el gobierno federal en la elaboración de políticas públicas orientadas a garantizar que haya abasto de energía suficiente para todos de manera asequible, un grupo de empresarios busca la constitución de la Cámara Nacional de la Industria Energética.

 

Sergio Ampudia Mello, consultor especial en negocios energéticos y socio director del think tank Energy Matters, consideró que el mercado no puede solucionar todas las necesidades energéticas del país, por lo que es necesaria la participación del sector privado y gubernamental.

 

"El mercado no puede resolver todo. Por eso, una política pública orientada a dar energía a todos con la participación privada es una buena combinación", afirmó el también líder del Grupo Promotor de la Cámara Nacional de la Industria Energética, en rueda de prensa convocada esta mañana.

 

Explicó que un grupo de 108 empresarios energéticos del país, representantes de todos los sectores de la energía, ya protocolizaron el Grupo Promotor ante notario con miras a la conformación de la Cámara que, por ahora, es una Asociación Civil.

 

Pero una vez que haya cumplido con los requerimientos ante la Secretaría de Economía, quedará formalmente constituida como Cámara, lo cual se espera que suceda este mismo año.

 

Al ser cuestionado sobre la diferencia de este nuevo ente en relación con otras organizaciones y asociaciones empresariales en metaria de energía, Ampudia señaló que la Cámara tendrá el estatus de Persona Moral de Derecho Público, con base en el Derecho Civil y Mercantil.

 

"Por ley, es órgano obligado de consulta para el Estado", destacó el especialista al referirse al tema de elaboración de políticas públicas relacionadas con el sector energético.

 

Refirió que desde el 28 de octubre del año pasado, un grupo de empresarios solicitó a la Confederación de Cámaras Industriales de la República Mexicana (Concamin) la constitución de la Cámara como representación de la industria energética.

 

El argumento fue que, a raíz de la reforma energética de 2013-2014, existían las condiciones de desarrollo de la industria energética, misma que debía considerarse como parte del esquema de desarrollo económico del país.

 

Citó que, de acuerdo con la Ley de Cámaras empresariales y sus asociaciones, son requisitos ser una personal moral con más de cien industriales que realicen actividades de extracción, transformación y/o manufactura en la industria y sus servicios.

 

Agregó que ya tienen representación en diez entidades federativas y que totalizan a más de 7.5 por ciento de la industria que opera en el país, todo ello también requerido por la ley.

 

Por su parte, Hans J. Kohlsdorf, socio director de Energy to Market (E2M), hizo hincapié en todas las oportunidades de negocio que existen actualmente en México, muchas de ellas incluso sin la necesidad de la intervención del Estado ni de recursos públicos.

 

Al centrarse en el sector eléctrico, dijo que la generación eléctrica estará cada vez más cerca del usuario final, con modelos como la generación distribuida, el uso de turbinas y generadores también más eficientes y el almacenamiento mediante baterías.

 

Sobre esto último, subrayó que México tiene uno de los precios más bajos del litio, elemento fundamental de las baterías, del mundo.

 

"Quien llega temprano, llega a tiempo", afirmó Kohlsdorf, al asegurar que México tiene la enorme oportunidad de crear una industria de fabricación de baterías de almacenamiento de energía, en vez de esperar que alguien más llegue a poner fábricas aprovechando el buen precio del litio.

 

También citó que hay un buen campo para hacer negocios en la conversión de unidades automotores de gasolina a gas natural vehicular.

 

La disposición en cantidad y precio del gas, junto con políticas ambientales, están promoviendo muchos negocios de conversión que no requieren ninguna participación del Estado.

 

"Hay oportunidades en donde el gobierno no tiene que decir qué hacer ni poner dinero. Hay campos que pueden ser desarrollados por la industria y sólo tenemos que crear un marco propicio para ello", concluyó.

 

.