Se agravan riesgos en finanzas de Pemex: BBVA

30 / JUN / 2021
Petróleo

Se agravan riesgos en finanzas de Pemex: BBVA

 

Redacción / Energía a Debate

 

Petróleos Mexicanos (Pemex) deberá mejorar sus finanzas por medio del control de su gasto operativo y enfocar sus inversiones en campos petroleros más productivos, ya que es “cuestionable” que siga recibiendo paquetes de apoyo financiero por parte del gobierno federal.

 

Además, tendrá más dificultades para obtener financiamiento en términos competitivos hacia adelante, debido al creciente número de inversionistas globales que adoptan criterios de sustentabilidad ambiental en sus decisiones de inversión, advirtió BBVA Research, en un reporte elaborado por el economista principal Arnulfo Rodríguez y el economista jefe de BBVA Research, Carlos Serrano.

 

El reporte “Control de gasto operativo y menor carga fiscal de Pemex”, BBVA recomienda que Pemex retome las asociaciones con el sector privado, porque éstas le permitirán atraer capital y conocimiento para la producción de nuevos campos, en particular en aguas profundas.

 

El reporte pone en tela de duda que Pemex pueda seguir recibiendo transferencias de apoyo financiero similares a los que obtuvo en lo que va del actual gobierno.

“En los años recientes las finanzas de Pemex han sido beneficiadas por reducciones significativas en la tasa del Derecho de Utilidad Compartida, estímulos fiscales y aportaciones patrimoniales alineadas al perfil de vencimiento de su deuda de corto plazo”.

 

“Este paquete de apoyo financiero del gobierno federal sin lugar a dudas ha contribuido a mitigar el impacto adverso de la pandemia por Covid-19 así como a disminuir considerablemente el endeudamiento neto de Pemex”, señala BBVA Research.

 

“En nuestra opinión, resulta cuestionable que durante los siguientes años Pemex pueda recibir paquetes de apoyo financiero similares a los de 2020 y 2021. Para mejorar sus finanzas de una manera más permanente, la empresa productiva del Estado tendrá que controlar mejor su gasto operativo y enfocar su inversión en los campos petroleros más productivos”.

 

Según el reporte, la inversión en Pemex ha tenido un aumento progresivo en los últimos dos años, pues pasó de 9,455 millones de dólares a 10,783 millones de dólares entre 2018 y 2020.

 

“Estos dos incrementos anuales recientes parecen haber contribuido a que se haya frenado la caída en la producción petrolera durante 2020. Asimismo, el desarrollo de alrededor de 20 nuevos campos petroleros ha sido un factor relevante en la estabilización de la producción petrolera ante el declive natural de los viejos yacimientos de hidrocarburos”.

 

Este hecho ha influido “favorablemente” sobre la producción petrolera, misma que se ha estabilizado en un promedio de un 1,700,000 barriles diarios y con la expectativa que incremente 100 mil barriles diarios más para finales de este año.

 

Por otra parte, la institución financiera indicó que si bien el hecho que el gobierno federal haya reducido la carga fiscal a la petrolera, mediante la baja en la tasa de Derecho de Utilidad Compartida y otras acciones, esto se puede traducir en mayores presiones para la administración pública.

 

La carga fiscal de Pemex influyó significativamente para que la proporción de impuestos y derechos en el ingreso corriente se redujera de 74.1 por ciento en 2005 a 32.8 por ciento en 2020, pero “esta reducción en la carga fiscal de Pemex se traduce en mayores presiones fiscales para el gobierno federal”, opina BBVA Research.

 

Nuevas refinerías suman a los sobrecostos: Moody's

 

Por su parte, la calificadora Moody’s publicó esta semana un reporte en el que señala que las refinerías de Deer Park y Dos Bocas se suman a la carga de gasto de capital de Petróleos Mexicanos (Pemex) con “dudosos retornos de inversión y riesgos de sobrecostos”, lo que requerirá mayores apoyos de las finanzas públicas de México.

 

“Dado el conocimiento limitado del gobierno y de Pemex en la construcción de refinerías”, Moody’s prevé que la obra terminará costando entre 10 mil millones y 12 mil millones de dólares, en vez de los 8 mil millones reportado por el gobierno.

 

.