Genera dudas la falta de un plan de negocios en Pemex

19 / ABR / 2019
Petróleo



Genera dudas la falta de un plan de negocios en Pemex

 

Redacción / Energía a Debate

 

Se mantiene la incertidumbre sobre cuál podría ser un plan de negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) a mediano y largo plazos, que daría sustento a los pagos de deuda de la empresa estatal en años futuros, coinciden analistas y calificadoras.

 

El Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, informó en días pasados que se tomará 100 mil millones de pesos del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) para apoyar las finanzas de Pemex con el fin de cubrir sus necesidades de financiamiento para este año.

 

La expectativa de las calificadoras es que el gobierno federal deberá aportar al menos ese monto, además de autorizar una condonación o reducción de pago de impuestos para Pemex durante varios años, para dar viabilidad inmediata a la petrolera. Pero además, esperan ver una estrategia de negocios viable.

 

“Las acciones de las calificadoras dependerán en buena parte de eso, pero lo más importante es que se tenga un mensaje claro y que éste sea refrendado por el presidente Andrés Manuel López Obrador”, dijo esta semana Mauro Leos, director gerente asociado para América Latina de la calificadora Moody’s, en una entrevista al margen de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

 

“Necesitamos saber cuál es la visión del gobierno y que no haya otras voces u opiniones que después lo desmientan o descalifiquen”, puntualizó Leos.

 

A su vez, Joydeep Mukherji, analista soberano de S&P Global Ratings, definió la situación de Pemex como la principal preocupación económica y financiera para el país, señaló.  Aún falta información concreta sobre el uso del FEIP y “no se plantea un plan de negocios que garantice la viabilidad de largo plazo de Pemex”, opinó.

 

Agregó que, en su opinión, la opción de destinar recursos provenientes del FEIP para reforzar las finanzas de Pemex tendría un efecto de calificación neutral para el gobierno federal.

 

Otros analistas, incluyendo a Fitch Ratings, consideran que el efecto podría ser negativo para la calificación soberana, debido a que los recursos del FEIP están hasta ahora etiquetados para apoyar las cuentas fiscales del gobierno, no las de Pemex.

 

Según Hacienda, las necesidades de financiamiento de Pemex este año son de 197 mil millones de pesos, es decir, cerca de 9.74 mil millones de dólares. En febrero pasado, Hacienda ya había comprometido 107 mil millones de pesos, con lo que, con los recursos del FEIP, la deuda de Pemex en este año ya estaría cubierta, sin tener que recurrir al mercado de deuda.

 

El problema es que, con 106 mil millones de dólares de deuda financiera, Pemex es la petrolera más endeudada del mundo y necesitará más apoyos en años futuros. Si no cubre sus pagos, podría perder su grado de inversión. De hecho, Pemex deberá pagar deuda por cerca de 9 mil millones de dólares en cada uno de los siguientes tres años (9.65 mil millones en 2020, 9.37 mil millones en 2021 y 8.72 mil millones en 2022, luego 68.31 mil millones en adelante).

 

Para dar sustento al desempeño futuro de Pemex, se requiere que la petrolera demuestre mejores resultados en exploración y producción, lo cual, según los analistas, implica aprovechar oportunidades de asociación con la iniciativa privada en el sector petrolero. En un principio, los socios aportarían el capital y conocimiento, mientras que Pemex aportaría áreas con buena prospectividad.

 

“Es importante que el plan de Pemex tenga una estrategia clara y consistente, apoyado por el Presidente y eso es más importante que la premura”, afirmó Mauro Leos. Sin embargo, López Obrador no ha dado señales de apoyar nuevas asociaciones futuras entre Pemex y compañías privadas. Por lo pronto, sólo se sabe de un plan de corto plazo para el desarrollo acelerado de 20 campos petroleros pequeños, que Pemex realizará por sí solo, apoyado en contratos de servicios tradicionales.

 

Otro factor negativo en el horizonte de Pemex es que existen dudas respecto de la demanda futura de petróleo mexicano en mercados del exterior, sobre todo en el de Estados Unidos, país que eleva su producción cada vez más gracias al fracking, tecnología que López Obrador quiere prohibir en México.

 

Moody’s está en espera de ver cómo viene el plan de negocios para Pemex y “cuáles serían las repercusiones para la empresa en producción, reservas y recursos financieros, pues ahora tiene una carga de deuda mayor a la que tenía antes”, manifestó Leos. Otro elemento de la estrategia de negocios de Pemex que se evaluará es cómo se van a ejecutar los planes para sus refinerías, dijo. 

.