Las fortalezas de Petrobras

Vis a vis Pemex, la compañía brasileña cuenta con ventajas importantes.

ROSÍO VARGAS*

En mayo del 2011, el presidente mexicano Felipe Calderón hizo declaraciones en Nueva York en el sentido de pretender modernizar la empresa petrolera mexicana, Petróleos Mexicanos (Pemex) a partir de la venta de acciones, tomando como ejemplo el éxito de Petroleo Brasileiro (Petrobras).

Si bien es cierto que hay una significativa participación accionaria de inversionistas privados en Petrobras (68%, si bien el gobierno federal controla el 54% de los votos en el consejo de la empresa), atribuir el éxito de Petrobras a esta variable es una visión reduccionista que soslaya aspectos fundamentales de su devenir.

La historia de Brasil es un aspecto clave para entender la realidad actual. El legado de los militares brasileños desde los años cincuenta y sus nociones de geopolítica decretaron desarrollar el poder nacional como pilar de la seguridad de su país.

La presencia militar en el Consejo Nacional del Petróleo definió la tutela interna sobre el conjunto de la industria desmovilizando intentos de incorporar de capital extranjero y nacional a la industria. El legado de la teoría de la dependencia también fue importante en la búsqueda de un desarrollo tecnológico e innovación propios con el fin de traspasar los términos del intercambio y su condición de productor de materias primas.

Así , acertadas decisiones históricas, un modelo tecnológico, importantes inversiones y un nuevo perfil gerencial explican el éxito de la empresa.

ACERTADAS DECISIONES HISTÓRICAS

Petrobras fue creada en 1953 con el desafío de encontrar petróleo y abastecer el mercado nacional. Ante el fracaso de encontrarlo en tierra, emprendió sus trabajos de prospección costa afuera en 1968 y para el 2006 permitieron el alcance de la autosuficiencia, al tiempo que el descubrimiento del Presal en el 2006 fue la confirmación del hallazgo.

Ante la insuficiencia petrolera nacional en los años previos, se buscó el acceso a reservas de crudo en otros espacios geográficos, logrando posicionarse en toda América Latina, en África, Medio Oriente y el Sudeste de Asia. En total, la empresa brasileña tiene presencia en 26 países. Con ello ha conseguido acumular reservas probadas del orden de 15 mil millones de barriles de crudo equivalente al año 2010, al tiempo que participa en actividades downstream, además de la infraestructura, transporte y actividades de comercialización que despliega a lo largo de América Latina.

DESARROLLO DE CAPACIDADES TECNOLÓGICAS

El General Ernesto Geisel –ex presidente de Brasil, y también de Petrobras– destinó un significativo presupuesto para iniciar el desarrollo tecnológico en aguas profundas y ultraprofundas con la meta de operar de manera competitiva. En los noventa era un hecho que esto se había logrado como resultado de una serie de programas científico-tecnológicos, reflejo de una política de Estado en estas áreas. Entre estos programas se puede mencionar a los programas tecnológicos conocidos como PROCAP –que en su primera, segunda y tercera versión permitieron alcanzar los 1000, 2000 y 3000 metros de profundidad–, la formación de recursos humanos, la universidad Petrobras, el
Centro de Investigación y Desarrollo Leopoldo Américo Miguez de Mello (CENPES), las alianzas con universidades, los centros de investigación y empresas nacionales e internacionales para desarrollo de tecnología que, en total, significan un presupuesto anual de US$ 2.5 mil millones de dólares.

Si bien la empresa ha tenido que abrirse a los capitales extranjeros y nacionales bajo los regímenes contractuales en las actividades de exploración y explotación petrolera, también aquí ha prevalecido la voluntad por no perder el liderazgo tecnológico al quedar Petrobras como operador en la mayoría de las concesiones y permanecer como el operador único en el desarrollo del Presal, aun cuando se ha incorporado la modalidad de producción compartida (production sharing agreements, PSA, en ingles) con nuevos participantes en el desarrollo(1). Su desarrollo tecnológico tiene efectos positivos sobre la imagen del Corporativo, al tiempo que ésta fortalece su posición en términos financieros. Recientemente, Petrobras recibió el premio de empresa de América Latina con la mejor posición en el ranking de las cien marcas más valiosas del mundo.(2) De acuerdo con el representante de la Gerencia de Marcas e Imagen Corporativa de Petrobras, Ricardo Whately, un factor decisivo para la valorización de la marca fue la alta tecnología de Petrobras, desarrollada por su Centro de Investigaciones (Cenpes), fundamental en la exploración del Presal, la nueva frontera petrolífera mundial. “El descubrimiento de los yacimientos del Presal y la reputación de Petrobras propiciaron la exitosa realización de la mayor capitalización del mundo, una demostración de confianza de los inversores en la empresa, que tiene un papel fundamental en la economía brasileña”, resaltó Whately.

INVERSIONES

En tanto que la estrategia de mercado en México ha privilegiado la desinversión en Pemex, amparado en un régimen fiscal confiscatorio, el Brasil, la reinversión en Petrobras ha constituido la piedra de toque de su éxito y expansión. Su actual presupuesto de inversión convierte a Petrobras en la primera en el rubro dedicado a actividades de exploración y desarrollo. En producción, su inversión es de US$56.4 mil millones de dólares, la mayoría de las cuales (87%) se realiza en Brasil. Como resultado, las estimaciones en el Plan de Negocios 2007-2011 esperan se alcance una producción de 3,493,000 barriles diarios de petróleo crudo equivalente en Brasil y en el exterior, para el 2011. En 2020 se pretende alcanzar 5,000,000 barriles diarios. De igual forma, las cifras constituyen metas de producción por arriba de otras transnacionales.

Mientras Pemex se ha desintegrado vertical y horizontalmente bajo una supuesta incorporación de la competencia, Petrobras no sólo mantiene la integración dentro de la propia firma, sino que tiene inversiones en otras industrias del sector energético como la energía eléctrica, gasoductos, plantas de gas, GNL, biocombustibles y fertilizantes(3). Cuenta con una amplia infraestructura de gasoductos, redes y plantas que se extienden a lo largo de toda América Latina. En estas industrias sus inversiones también son monumentales: en 2009 fueron US$ 31.2 mil millones de dólares con una tasa media anual creciente. Esta tasa fue de 15% para el período de 2007 a 2011 y se espera sea de 42.5% para el correspondiente a los 2010 -2014.

NUEVO MODELO DE GESTIÓN

Bajo el segundo mandato de Fernando Henrique Cardoso (gestión del PSDB) en el 2000, el nuevo modelo organizacional de gestión descentralizada opera con cuatro aéreas de negocio definidas. Pese a la similitud con la división en subsidiarias que priva en Pemex, la gestión en Petrobras ha significado la oportunidad para realizar inversiones en áreas estratégicas, al tiempo que mantiene un proceso permanente de evaluación de resultados. No está por demás señalar el desmantelamiento unilateral que existe en Pemex en su sector petroquímico y de refinación así como la irracionalidad económica a que llevan los precios de transferencia entre subsidiarias que restan competitividad a los derivados y, en general, a las exportaciones.

Los objetivos de la división en áreas de negocios parecen haber sido diferentes. Un último aspecto no menos importante en la gestión de Petrobras es la planeación y visión estratégica a mediano y largo plazo, de 15 años, y el plan de negocios de corto y mediano plazo, 5 a 7 años, con énfasis en los proyectos de exploración y producción a nivel nacional e internacional. Esta visión y planeación estratégica se reflejan en el desarrollo del Presal no sólo a nivel de Petrobras, sino hacia todo el sector industrial brasileño a partir de generar efectos multiplicadores resultantes de las demandas de equipo para el desarrollo del Presal.

La planeación abarca toda la cadena de suministros con el objetivo ampliar la capacidad productiva de sectores altamente competitivos. Se acompañan de una política para maximizar el contenido local sobre bases competitivas y sustentables.

Ante la exigencia de la institucionalidad internacional en los contratos de concesiones para exploración y producción, los brasileños establecen requisitos de contenido local mínimo.

A fin de apoyar lo anterior, se destina un presupuesto para el financiamiento de pequeñas y medianas empresas como parte de los compromisos para el desarrollo de la cadena de empresas productoras de bienes y servicios. Evitar convertirse en un estado rentista es también parte de la planeación estratégica que se diseña.

Ante esto no está por demás marcar el contraste con el desmantelamiento de la planta productiva mexicana resultante del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y otros tratados de libre comercio. Si bien la globalización es una tendencia y la gobernanza en que se sustenta, una camisa de fuerza para muchos países, los brasileños saben jugar con los márgenes de acción, respaldados en el desarrollo de una capacidad nacional y un proyecto de nación que propicia el éxito. Es claro que este no se reduce a la participación accionaria de Petrobras.


* La autora tiene un doctorado en Ingeniería Energética. Actualmente es investigadora en el Centro de Investigaciones de América del Norte de la UNAM y Profesora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la misma Universidad.
PIES DE NOTAS:
(1) La cifra fue dada a conocer en el 2010 por el Director de Petrobras , Sergio Gabrieli de Azevedo en una ponencia titulada “ Brasil: o Futuro de País do Presente” en el VI Congreso Paulista de Jovens Emprendedores. Petrobras, 6,12,2010. Agencia de Noticias ANSA 17 de mayo de 2011.
(2) Este logro bien podría atribuirse a la gestión gubernamental del PT, actualmente en su tercer mandato. Cabe señalara que bajo la administración del PSBD (1994-1998 y 1998- 2002) la tendencia de la empresa era típicamente neoliberal objetivando su privatización.
Noticias relacionadas
site stats