Tabasco: ¿una ley para la corrupción?