Opinión: AMLO, nostálgico y disparándose a los pies