¿Habrá legalidad en energía?