Analizan impacto regulatorio de generación distribuida colectiva

27 / MAY / 2019
Energía Limpia

Analizan impacto regulatorio de generación distribuida colectiva

 

Ulises Juárez / Energía a Debate

 

Esta tarde, la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) dio entrada para su análisis al modelo de contrato entre los sistemas de generación distribuida colectiva y la empresa suministradora de servicios de energía eléctrica, enviado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), con el fin de emitir la Manifestación de Impacto Regulatorio (MIR) correspondiente.

 

El documento, con número de expediente 65/0008/270519, lleva como título Acuerdo por el que la Comisión Reguladora de Energía emite el modelo de contrato con el suministrador de servicios básicos y su metodología de contraprestación aplicable a la generación distribuida colectiva.

 

La regulación propuesta –se lee en el documento– tiene como objetivo determinar la metodología para calcular la contraprestación aplicable por la energía eléctrica generada por una Central Eléctrica de un Generador Exento, asociada a más de un Centro de Carga; así como expedir el modelo de Contrato de Contraprestación a celebrar entre el Suministrador de Servicios Básicos y el Generador Exento, por la energía eléctrica entregada a las Redes Generales de Distribución, y que será asociada a más de un Centro de Carga.

 

La CRE explicó a “Energía a Debate” que su Unidad de Electricidad elaboró el modelo de contrato con la finalidad de permitir que un mayor número de usuarios finales pueda acceder a los esquemas de generación distribuida, con la consecuente creación de nuevos modelos de negocios y, asimismo, contribuir a la generación de energía limpia.

 

La CRE añadió que prevé como potenciales interesados a los usuarios finales que no cuentan con una superficie propia para instalar su central eléctrica de generación distribuida, como es el caso de los que se encuentran en edificios o centros comerciales, eliminando las barreras de disponibilidad de espacio físico (por ejemplo, acceso a un techo) y aprovechando las economías de escala.

 

De la misma forma, considera la posibilidad de que particulares puedan ofrecer su energía proveniente de la Central Eléctrica de Generación Distribuida a Usuarios Finales, sin que estos se encuentren en el mismo espacio físico y sin la necesidad de que un Usuario Final requiera incurrir en un alto costo de inversión, franqueando así barreras económicas.

 

.