Rengen quiere rehabilitar central de CFE y participar en Dos Bocas

11 / JUL / 2019
Electricidad

Rengen quiere rehabilitar central de CFE y participar en Dos Bocas

 

Ulises Juárez / Energía a Debate

 

La empresa mexicana de ingeniería Rengen ha propuesto a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) un proyecto de modernización de la central termoeléctrica Valle de México, con una inversión estimada en los 400 millones de dólares.

 

Santiago Scolari Albarrán, director de proyectos de Rengen Energy Solutions, comentó en conferencia de prensa que el proyecto incluye el cambio de una caldera que ya cuenta con una edad de más de 60 años y, además, se colocarían 720 megawatts (MW) con una eficiencia de 50 por ciento.

 

El esquema propuesto, explicó, cumple con los reglamentos de la nueva administración federal, ya que el total de la deuda será absorbido por Rengen, mas no por CFE, dado que no será bajo el esquema de asociación público-privada,  sino de “llave en mano”.

 

En un desayuno con medios de comunicación, Scolari Albarrán también detalló el proceso de rehabilitación que realizó Rengen para la central de turbogás de Nonoalco, una planta de la CFE que suministra energía al Servicio de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México y que requirió una inversión de 60 millones de dólares.

 

Explicó que esta rehabilitación forma parte de un paquete de tres contratos de 2016 para rehabilitar igual número de plantas de la empresa productiva del Estado. Las otras dos, comentó, son una ubicada en Cancún, Quintana Roo, y la de Nizuc, en Yucatán.

 

Entre las tres, añadió Santiago Scolari Albarrán, se instalaron 300 MW ISO mediante turbinas aeroderivadas y en conjunto se elevó la eficiencia de 32 a 38 MW.

 

En el caso específico de Nonoalco, abundó, funge como respaldo y planta de emergencia del metro capitalino, pero también puede ser como planta con capacidad adicional de la CFE para vender en el mercado y, con ello, reducir sus precios.

 

Dos Bocas

 

Óscar Scolari Romero, presidente y CEO de Rengen, expresó su deseo de participar en tres de los seis paquetes de contratos para la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

 

A Rengen le interesa trabajar en parte de generación eléctrica de la nueva instalación y detalló que la planta generadora no trabajará con base en gas natural, sino con combustóleo. “Se van a requerir calderas, las cuales nosotros representamos, orgullosamente somos una empresa líder mundial”, comentó.

 

Respecto a la inversión esperada en el proyecto, Scolari Romero calculó: “en servicios auxiliares, pensando en bombas, compresores, calderas, más las turbinas de vapor, más los equipos de transmisión, transformadores, sí puede ser una inversión cuantiosa de 500 o 600 millones de dólares”.

 

Refirió que los otros dos paquetes son los relativos a hidrotratamiento e infraestructura energética. Respecto al primero, dijo que Rengen cuenta ya con experiencia en ese campo y para la refinería iría en consorcio con una empresa de origen venezolano.

 

En cuanto al paquete de infraestructura energética, Rengen participaría en la instalación de los tanques de almacenamiento, llevaderas, terminales y líneas de distribución.

 

En su oportunidad, Óscar Scolari Albarrán, director general de Operaciones de la empresa, especificó que tanto para la construcción de Dos Bocas, como en la rehabilitación de las seis refinerías existentes, es necesario revisar el Plan de Negocios de Pemex.

 

“Con pocos recursos se puede mejorar la capacidad (de refinación), estamos en espera de escuchar el nuevo plan.  Hay inversión en exploración y producción, veremos en refinación”, afirmó.

 

En esta semana, el diario El Financiero dio a conocer una lista de empresas mexicanas con la suficiente experiencia para desarrollar este tipo de proyectos que podrían ser consideradas para la obra, como Arendal, Grupo R, ICA, Carso Infraestructura y Construcción, Grupo Hosto y la propia Rengen.

 

“Hay pocas empresas que pudieran decir que sería inversión directa de ellos que traen el capital para invertir en este tipo de proyectos. Obviamente, dependiendo de la estructura de pago y cómo se lancen las especificaciones de las licitaciones y cómo se vayan a hacer los pagos por parte de Pemex, tendremos que trabajar con banca de desarrollo, con banca comercial, con las empresas asociadas para levantar el financiamiento necesario para hacerle frente a estos proyectos”, estimó Scolari Albarrán.

 

.