La electricidad no puede estar en manos privadas: Bartlett

01 / NOV / 2019
Electricidad

La electricidad no puede estar en manos privadas: Bartlett

Redacción / Energía a Debate

 

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) genera el 54 por ciento de la energía eléctrica que consume el país, pero de haber seguido la ruta de la privatización, este porcentaje hubiera bajado hasta el 26 por ciento en los próximos años, dijo hoy Manuel Bartlett Díaz, su director general.

 

“Si se permitiera que la CFE siguiera desapareciendo, se estaría acabando con una de las herramientas más importantes del país. La electricidad es un derecho humano que no puede estar en manos de privados”, manifestó durante una gira de trabajo por Sonora en donde recorrió las Centrales de Ciclo Combinado Empalme I y Empalme II.

 

En su intervención, el Director de Operaciones, Carlos Morales Mar, resaltó que esta administración trabaja por rescatar a la CFE, y “entre sus planes están modernizar sus centrales de generación para hacerlas altamente eficientes”.

 

Ello a pesar de que más de un tercio de las centrales de la CFE no son rentables, según informó la Auditoría Superior de la Federación (ASF) este jueves al presentar la segunda entrega de su informe del resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2018.

 

Osvaldo Vera Sotelo, Superintendente de la Central Empalme I, informó a Bartlett que estas centrales nuevas de ciclo combinado son “más competentes” (sic), ya que generan 1,561 megawatts con una eficiencia del 60 por ciento, el doble que una central convencional de la CFE.

 

Según el informe de la ASF, 57 de las 161 centrales de generación de la CFE no son rentables.

 

Se llegó a esta conclusión al analizar el desempeño operativo de la CFE y de sus empresas productivas subsidiarias (EPS) en el periodo 2017 y 2018. De las cinco empresas subsidiarias que tienen como finalidad la generación de electricidad, CFE Generación I y CFE III son las que cuentan con más plantas no rentables, con 17 y 14, respectivamente.

 

La Auditoría estableció que la problemática de estas plantas de generación está relacionada con la falta de programación y la no ejecución para la ampliación y la mejora de la infraestructura.

.