Imbanqueables, proyectos eléctricos por nuevos contratos de CFE: Rengen

04 / DIC / 2019
Electricidad

 Imbanqueables, proyectos eléctricos por nuevos contratos de CFE: Rengen

 

Ulises Juárez / Energía a Debate

 

Las recientes modificaciones a los modelos de contrato de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) hacen imbanqueables los proyectos eléctricos y difíciles de financiar para las empresas mexicanas, consideró Oscar Scolari Romero, director general de Rengen.

 

En desayuno con medios de comunicación esta mañana, el director de la empresa de ingeniería mexicana habló sobre las modificaciones realizadas recientemente a los modelos de contrato de la CFE con contratistas y proveedores.

 

Por un lado, dijo que actualmente para un proyecto de infraestructura, la Comisión exige altos montos de dinero como garantías bajo el pretexto de actos de  incumplimiento por parte de particulares en el pasado.

 

Scolari Romero puso como ejemplo un proyecto de central de generación eléctrica con tecnología de ciclo combinado a construirse en San Luis Potosí, con un costo aproximado de USD 700 millones.

 

Anteriormente, la CFE requería el pago de una fianza, pero bajo la dirección de Manuel Bartlett Díaz en la empresa estatal, los requisitos se han endurecido, a decir de Scolari.

 

Ahora el contratista debe pagar en efectivo una carta de crédito por 10% del valor de la obra, es decir, USD 70 millones para el mencionado ejemplo.

 

Además, otro 20% como garantía de finalización de la obra, que en el ejemplo representa USD 140 millones durante el tiempo que dure el proceso de construcción de la obra.

 

Aunado a lo anterior, la CFE también exige el pago de otro 10% (USD 70 millones) por concepto de vicios ocultos después de entregada la obra.

 

"Se vuelve un requisito financiero importantísimo, difícilmente podemos cumplir las empresas mexicanas", subrayó el empresario con más de 40 años de experiencia en el sector.

 

Ahora bien, si a esos requisitos se les agregan las modificaciones a los lineamientos generales en materia de adquisiciones, arrendamientos y ejecución de obras de la CFE por las cuales la empresa estatal puede rescindir un contrato con un proveedor o contratista de manera unilateral sin que medie la orden de un juez, será difícil que cualquier banco acceda a financiar una obra. “No son banqueables”, afirmó el empresario.

 

"Entonces, tú vas al banco y dices: 'quiero 10 millones de dólares para poner en efectivo, más 140 millones de dólares para dárselos en garantía y, por cierto, dame otros 100 o 200 millones para construir la planta', el banco te dice: 'no te voy a prestar nada', refirió Scolari Romero.

 

Las modificaciones a los lineamientos generales fueron publicados el pasado 29 de noviembre en el Diario Oficial de la Federación.

 

A pregunta expresa acerca de si él consideraba que estas medidas iban encaminadas hacia privilegiar de alguna manera la inversión extranjera sobre la nacional, comentó que sí se derivan de abusos por parte de algunos privados en el pasado, pero no descartó que posiblemente haya la intención de orillar a las empresas mexicanas a asociarse con multinacionales para poder tener acceso a los proyectos.

 

El riesgo, apuntó Scolari, es que las empresas mexicanas pasen a ser meras contratistas de las empresas extranjeras.

 

En la reunión con medios, Scolari Romero estuvo acompañado por Santiago Scolari Albarrán, director de Operaciones de Rengen, y Oscar Scolari Albarrán, director de Finanzas de la empresa.

 

Al hacer un balance al cierre del año y las expectativas para el 2020, Scolari Romero destacó que la nueva administración "le ha quedado a deber al país".

 

Al respecto, explicó que el crecimiento anual nacional de la demanda eléctrica es de 3.5%; sin embargo, desde que la actual administración tomó posesión no se han realizado obras para ampliar la capacidad de generación.

 

También externó su preocupación de que apenas hace unas semanas, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador comenzó a reconocer la importancia de la participación de la iniciativa privada en el sector energético, luego de meses de asegurar que todo lo harían solas la CFE y Petróleos Mexicanos (Pemex).

 

"No hay que olvidar que mientras la inversión pública es una, la privada es 7", resaltó el directivo.

 

Confió en que para 2020 se detonarán nuevas inversiones aunque reconoció que las empresas mexicanas no comenzarán bien el año luego de un 2019 complicado.

 

Rengen invirtió en este año que termina un total de USD 220 millones, pero tuvo que deshacerse de aproximadamente 20% de su plantilla laboral.

 

Por lo pronto, Rengen está participando en cuatro proyectos de generación eléctrica,  dos en la Península de Baja California de 50 megawatts (MW) conjuntos, y otros dos en la Península de Yucatán también de 50 MW conjuntos.

 

En total, los cuatro proyectos representan inversiones por USD 500 millones.

.