Refinería Dos Bocas: riesgos y conjeturas

17 / OCT / 2020
Gerardo Bazán Navarrete

Refinería Dos Bocas: riesgos y conjeturas

 

Gerardo R. Bazán Navarrete, Gilberto Ortiz Muñiz y Jesús Cuevas Salgado* / para Energí­a a Debate*

 

Dentro de los temas con mayor significación técnica, económica, ambiental y política para el país se encuentra la construcción de la Refinería de Dos Bocas, en el Municipio de Paraíso, Tabasco.

 

El proyecto es emblemático para la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador y tiene como objetivos fortalecer a PEMEX, reducir la dependencia energética del país sobre la importación de gasolinas automotrices, generar valor agregado por la transformación de los recursos naturales del país, y construirla con recursos financieros propios del Gobierno Federal.

 

El desarrollo de la ingeniería, la adquisición de equipos  y la construcción comenzó el 26 de julio de 2019 y la fecha prevista para la entrada en operación es el 1 de junio del 2022.

 

Se sabe que la refinería tendrá 17 plantas de proceso, con tecnología de punta, y sus correspondientes servicios complementarios. Durante su construcción se crearán  unos 23 mil empleos directos y unos 110 mil indirectos. Ya en operación tendrá una plantilla de 1,300 empleados, y se estiman del orden de 6 mil empleos indirectos.

 

La carga de la refinería será de 340 mil barriles por día de crudo maya y producirá 173 mil barriles diarios de gasolinas y 125 mil de diésel.

 

Actualmente se mantiene el propósito de procesar del orden de 1,500,000 barriles de petróleo crudo por día, de los cuales, 340 mil corresponden a Dos Bocas y el resto al conjunto de las seis refinerías existentes. También se discute una ampliación a la petroquímica de Cangrejera para procesar entre 100 mil y 200 mil barriles de crudo al día. De esta manera, la meta es producir un total de 500 mil barriles por día de gasolina en el 2023.

 

De acuerdo a la información disponible, la responsabilidad del proyecto está a cargo de PEMEX y coordinado por la Secretaría de Energía, Varias empresas especializadas y reconocidas a nivel internacional han participado en diferentes aspectos y etapas del proyecto.

 

Dos Bocas, desde un principio, ha sido motivo de múltiples críticas que señalan el alto costo de inversión de la obra, tiempos de construcción superiores a los estimados, diversos  inconvenientes del sitio de localización, costos de producción de gasolinas superiores a los precios de importación, falta de especialistas en México para llevar a cabo el proyecto, la asignación directa de contratos de servicios en lugar de ser licitados, la inminente y acelerada penetración de los autos eléctricos, y muchos más.

 

Efectivamente, PEMEX lleva más de 40 años sin construir una refinería, la última que llevó a cabo fue Salina Cruz, inaugurada en 1979. Después vino un desmantelamiento de las áreas de ingeniería y construcción de que fueron objeto PEMEX y CFE.

 

El hecho es que a pesar de los argumentos de las múltiples críticas, Dos Bocas sigue su marcha.

 

En este contexto general, donde se plantean diversos argumentos sobre la inviabilidad del proyecto, pero que, a pesar de las vicisitudes, la construcción avanza, se pueden plantear diversos comentarios.

 

1- La metodología que está aplicando la Secretaría de Energía para llevar a cabo la obra es diferente a la tradicional, aunque prevista en la legislación, para ahorrar tiempo y reducir costos (ejecución acelerada). En este caso se están omitiendo procedimientos previstos desde la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados con las Mismas, también la actual Ley de Petróleos Mexicanos, que se está traduciendo en un ahorro importante de tiempo (por la preparación de bases, su publicación y venta, la visita al sitio de la obra, las sesiones de preguntas y respuestas, la presentación y evaluación de ofertas) en por lo menos un año. Si existen inconformidades durante el proceso, se requeriría mucho más tiempo.

El tiempo es oro.

 

2.- Otra característica es que la administración del proyecto, la dirección y supervisión y la definición de la tecnología están en manos de la Secretaría de Energía, PEMEX y el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP).

Si bien se hace un reporte semanal sobre el avance de actividades y en ocasiones se menciona el avance real tanto físico como financiero, queda la duda sobre el control del cumplimiento oportuno de la ruta crítica del proyecto ejecutivo.

Existen muchos riesgos que pueden alargar el tiempo y el costo final: los de la preparación del sitio; en las plantas de proceso; en los auxiliares, como la planta de fuerza, las torres de enfriamiento, etc.; en la fabricación y en la logística del transporte de los equipos principales que se están construyendo en varios países y en México.

Otros riesgos se encuentran en la integración de los equipos y sistemas, en los equipos de control y comunicaciones, en la puesta en marcha del conjunto, así como los efectos negativos de fenómenos meteorológicos.

El complemento al avance físico es el avance financiero. Se sabe que el contratista KBR, que realizaba los Paquetes 4 y 6, abandonó el proyecto debido a diferencias entre sus presupuestos y el establecido oficialmente para el proyecto Dos Bocas. Un riesgo crítico es que, de repetirse estas diferencias, alguna de las empresas en activo podría separarse del proyecto en el corto plazo.

 

 

PAQUETE

ALCANCE

INICIAL

ACTUAL

1

Construcción de la Planta Combinada para elaboración de combustibles y coquizadora de productos

ICA Fluor Daniel / Fluor Enterprises, Inc.

ICA Fluor Daniel / Fluor Enterprises, Inc.

2

Construcción de plantas hidrodesulfuradoras de diésel y las hidrodesulfuradoras de gasóleos.

Samsung Ingeniería, S.A. de C.V.

Samsung Ingeniería, S.A. de C.V.

3

Edificación de la planta de desintegración catalítica, la productora de hidrógeno  y las recuperadoras de azufre,

Samsung Ingeniería, S.A. de C.V.

Samsung Ingeniería, S.A. de C.V.

4

Construcción de la planta generadora de gas y las plantas regeneradoras de aminas,

Kellogg Brown & Root

TECHINT

5

Almacenamiento de petrolíferos

Pendiente

Varias empresas

6

Servicios de integración, edificios y la urbanización interna de la planta.

Kellogg Brown & Root

ICA-Fluor

  

3.- Otro riesgo importante se refiere a la promesa de que, con el paquete de refinerías en sana operación, bajará el precio de la gasolina. Una interrogante se refiere a la metodología que se utilizará para determinar que la gasolina será más barata. Para esto se requiere un punto de referencia.

Se entiende que actualmente el precio al público de las gasolinas está integrado por:

  1. Precio de referencia del mercado de importación
  2. Ajuste por calidad
  3. Costos de logística
  4. Margen de utilidad del expendedor
  5. IEPS
  6. IVA

El caso es que esta fórmula está adaptada para un esquema donde el consumo se satisface de productos importados principalmente y responde a la volatilidad propia de los precios internacionales del crudo y del precio del dólar.

Si se deja de importar gasolina o si es mínima la importación, ¿se utilizarán precios de referencia regionales, de acuerdo a la ubicación de las refinerías y los precios internacionales servirán de indicador para saber que la gasolina en México ya es más barata?

El IEPS es otra variable que tendrá efectos sobre los precios al consumidor y sobre las finanzas públicas.

 

4.- El proyecto se inscribe en una coyuntura llena de incertidumbres en el país, inclusive a nivel internacional, derivadas de la transición energética y crisis sanitaria, donde la volatilidad de los precios del crudo y la disminución de la demanda de combustibles está provocado la formulación de decisiones estratégicas en la principales empresas petroleras del mundo.

Por ejemplo, viendo artículos recientes de prensa sobre el tema de la refinación a nivel internacional, la agencia Bloomberg publicó que Exxon Mobil Corp. sufrió más pérdidas en su división de refinación en el tercer trimestre, mientras que los precios más altos del petróleo probablemente no fueron suficientes para hacer que sus operaciones de producción vuelvan a generar ganancias (1 de octubre 2020).

A su vez, la empresa Phillips 66 planea transformar su refinería de San Francisco en la planta de combustibles no fósiles más grande del mundo (16 de septiembre 2020).

La petrolera británica BP ingresó al mercado de energía eólica en altamar con un acuerdo por mil 100 millones de dólares para comprar un 50 por ciento de la participación en dos proyectos en Estados Unidos a la firma noruega Equinor, un paso significativo en la petrolera hacia sus metas de transición energética (10 de septiembre 2020).

 

5.- Si se llega a buen puerto en tiempo y forma en la Refinería Dos Bocas, quedaría al descubierto la falacia de que los mexicanos no tienen capacidad técnica para desarrollar ese tipo de proyectos industriales, aunque quedará pendiente conocer cuál será su  rentabilidad a largo plazo. Cieetamente, la economía ya no está para construir obras públicas a cualquier precio, tampoco la sociedad a conformarse con “inauguraciones simbólicas”.

En caso contrario, si falla la eficacia y la eficiencia de Dos Bocas, se desataría un ataque mediático generalizado donde, al menos, la imagen del Presidente de la República se vería empañada.

 

* Gerardo Bazán es Premio Nacional de Química (gerardobn@Yahoo.com). Gilberto Ortíz es miembro del Consejo Químico y del Comité de Energéticos de Canacintra (gortizyasoc@gmail.com). Jesús Cuevas es consultor independiente en temas de energía (jcuevasmx@hotmail.com).

 

.