¿Son confiables las cifras de Pemex?

01 / OCT / 2019
David Shields


¿Son confiables las cifras de Pemex?

La producción de petróleo está bajo la lupa. Es un tema crítico, estando en juego el grado de inversión de Pemex. El anuncio de que Pemex ya estabilizó su producción de crudo y, para fin de año, espera elevar tanto la extracción como las reservas petroleras en forma importante, sorprendió a analistas de la industria. Muchos de ellos lo ven improbable, porque los grandes yacimientos del país siguen declinando y ha habido poca inversión y poca exploración. Además, los nuevos proyectos de explotación se realizan en campos pequeños.

 

Me han preguntado: ¿las cifras oficiales podrían estar falseadas? Algunas metodologías que usa Pemex dan esa impresión. Además, históricamente ha existido una problemática –que se creía superada– relacionada con la medición de la producción de crudo, del contenido de agua congénita en el crudo, y de los volúmenes enviados a exportación y a refinerías.

 

Un reporte reciente de producción que me tocó analizar, revela que Pemex tolera “diferencias de medición” del uno por ciento, es decir, 17 mil barriles diarios (b/d) dentro de una producción total cercana a los 1.7 millones de b/d. Entre febrero y agosto de este año, se registraron desviaciones por ese concepto en forma constante, de manera que Pemex ha tolerado un faltante casi igual (y a veces un poco mayor) a 17 mil b/d en relación a la producción reportada.

 

Adicionalmente, Pemex contabiliza como crudo ciertas cantidades de agua congénita. Tolera oficialmente un límite máximo de 0.5 por ciento de agua en los volúmenes de crudo producido, pero últimamente ha habido entre 1.0 y 1.2 por ciento de agua en el crudo que se envía a las refinerías y cerca de 0.7 por ciento de agua en el crudo Maya que se envía a exportación, según el reporte.

 

Esos fenómenos de medición y contenido de agua significan que en lo que va de este año hasta agosto habría más de 6 millones de barriles de crudo que se contabilizaron, pero que no se produjeron realmente y sólo existen en el papel. No está claro si los directivos de Pemex están conscientes de esa problemática, o si hay técnicos en el campo que inflan cifras para quedar bien con sus jefes, o si la petrolera permite prácticas indebidas. Pero las anomalías existen y ponen en duda la veracidad de las cifras oficiales.

 

Tengamos en cuenta, además, lo expuesto en redes sociales por Fausto Álvarez, titular de la Unidad de Administración Técnica de Asignaciones y Contratos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), quien señaló que la cifra de producción de 1,671,000 b/d anunciado por Pemex en junio y también en julio era “incorrecta”.

 

Según Álvarez, Pemex contabiliza más barriles de los que reporta a la CNH, lo cual él atribuye a que se mezclaron las cifras de Pemex con las de sus socios privados en farmouts para elevar sus estadísticas, cuando en realidad la producción de Pemex en esos dos meses fue, según él, cercana a 1,650,000 b/d. A Pemex le tocaría reportar sólo la parte proporcional de la producción obtenida de esas asociaciones.

 

Según esa versión, Pemex estaría inflando su producción en unos 21 mil b/d por esa vía. A su vez, los aspectos de medición y contenido de agua antes citados apuntan a una sobreestimación del orden de 30 mil b/d. En el caso de que todos esos factores estuviesen en juego al mismo tiempo, la desviación estadística sería cercana a 51 mil b/d.

 

Pemex, igual que otras compañías petroleras, está obligado al cumplimiento de la Ley Sarbanes Oxley y de los lineamientos establecidos por la Securities and Exchange Commission (SEC). Mediante esa regulación se ha buscado erradicar a nivel internacional las anomalías de definición y medición.

 

Son temas que merecen la atención minuciosa del Comité de Auditoría de Pemex, hoy constituido por nuevos consejeros, y de los auditores externos. Sin duda, existen riesgos de castigo a la petrolera estatal en los mercados en caso de incumplimiento con parámetros de calidad o de información a mercados, lo cual aconseja a favor de mayor rigor y transparencia en sus prácticas y en sus cálculos para garantizar precisión y confiabilidad.

 

Léalo en el Periódico Reforma aquí.

 

David Shields es analista de la industria energética. Su e-mail: david.shields@energiaadebate.com

 

.