¿Qué harás ahora, Pemex?

14 / ABR / 2020
David Shields

¿Qué harás ahora, Pemex?

 

Para el Presidente López Obrador y su gobierno, Petróleos Mexicanos (Pemex) y unos cuantos barriles de producción de petróleo lo significan todo. Por unos barriles, son capaces de protagonizar un pleito en un foro global y pedirle apoyo a Donald Trump. Por unos barriles, ponen al mundo entero de cabeza.

 

Pero no nos engañemos. Es inminente una caída de la producción petrolera nacional. Se ha desplomado el consumo de combustibles en México y en el mundo. El coronavirus tiró la venta de gasolinas, frenó el transporte de carga, detuvo vuelos, paró industrias y comercio, también refinerías.

 

Hay exceso de oferta de combustibles, porque no hay demanda.  El consumo de gasolina ha caído casi a la mitad por el cierre de actividades. En consecuencia, el acuerdo alcanzado por los países de la OPEP y OPEP+ no es la panacea para equilibrar los mercados y elevar los precios del petróleo.

 

Quiera o no, Pemex tendrá que producir menos petróleo y gasolina y tendrá excedentes de producción, en tanto no se venza al coronavirus y se recupere la economía. Sus clientes compran menos, tanto en el país como en los mercados de exportación. Tampoco hay dónde almacenarla. El reducir la cuota de producción petrolera de México en sólo 5 por ciento (100 mil barriles diarios) fue, en el mejor de los casos, un triunfo político. Ahora, a enfrentar la realidad de los mercados.

 

Lo anterior sucede, en momentos de un deterioro en las relaciones entre el gobierno y el empresariado nacional. Y la verdad es que el gobierno federal no ha sabido atender y complementar a la industria privada, ganarse su confianza y promover proyectos con inversión privada y de beneficio para todos. Pero la oportunidad de hacerlo ahí está.

 

Hace unos días, platiqué con José María Bermúdez, presidente de la Asociación Nacional de la Industria Química (ANIQ). Me confirmó que esa industria no ha logrado entendimientos con Pemex ni con las secretarías de Energía y Economía para solucionar la falta de abasto oportuno de energéticos y de insumos petroquímicos, como etano y propano, a sus plantas, sobre todo en el sureste del país.

 

La industria química, que abastece a 40 ramos industriales, está considerada como esencial y, por lo tanto, no para sus actividades en la emergencia actual. Sin embargo, Pemex ha informado a los empresarios del ramo que no puede abastecerles gas natural y otros insumos. Así, esa industria, que alguna vez aportó más del 10 por ciento del PIB, hoy tiene rotas sus cadenas de integración y aporta apenas 1.7 por ciento del PIB.

 

Para recibir gas natural en la zona petroquímica del sureste, se requiere un gasoducto corto entre Zempoala y Coatzacoalcos. Lo saben el gobierno federal y la iniciativa privada, pero el gobierno no lo construye, hay interés de la IP en hacerlo, pero las conversaciones siguen atrapadas en el quién hace qué.

 

Se requieren mayores esfuerzos de colaboración entre Pemex y el sector privado para concretar éste y otros proyectos, restablecer el abasto de gas y de otros insumos, articular cadenas y detener la contracción de una industria clave para el desarrollo del país.

 

Desarrollar la industria química debería ser una meta atractiva para el gobierno de la 4T. Pero falta propósito y efectividad en la actuación del gobierno. Faltan resultados, concreción de proyectos. Falta terminar de conciliar y presentar el plan de infraestructura energética. Falta que el gobierno se comprometa a impulsar a ésta y a todo tipo de industrias a lo largo de la nación.

 

En esta recesión por la pandemia, es previsible que Pemex se quedará con excedentes de petróleo, insumos petroquímicos y gas que deberá liberar a la industria nacional. ¡Qué mejor momento para redefinir su rol en el mercado nacional y relanzar sus relaciones con la industria! ¿Qué espera? México es el mercado natural de Pemex, casi cautivo. Pero está claro que Pemex, el Presidente y el gobierno federal tienen que poner mucho más de su parte para establecer una relación productiva con el empresariado nacional.

 

Publicado hoy en el Periódico Reforma. Léalo en el diario en esta liga.

* Analista de la industria energética. Su e-mail: david.shields@energiaadebate.com

.