Funcionarios de segunda

29 / OCT / 2019
David Shields

Funcionarios de segundaHace días, se nombró al nuevo Comisionado Presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), un ex técnico de Pemex en seguridad industrial, pero desconocido en la industria y con cero experiencia en mercados de gas, electricidad y gasolinas y en regulación energética en general.

 

Curiosamente, el perfil del Ing. Leopoldo Melchi era más idóneo para que fuera nombrado como director ejecutivo de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), cargo que sigue vacante. Pero no. No lo contemplaron para la ASEA, sino para la CRE.

 

Luego, el Presidente López Obrador envío al Senado la terna de tres aspirantes a cubrir la vacante de Comisionado Presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Dos de ellos forman parte de su ayudantía y el tercero, también cercano a Morena y al Presidente, es un personaje muy cuestionado, incluso acusado de corrupción.

 

Otra vez, todos escasos de experiencia en regulación. Uno ya había sido propuesto y rechazado por el Senado cuatro veces. En fin, un mal mensaje para los inversionistas en el sector, al ver que no se da valor a la calidad técnica y a la autonomía del regulador.

 

Así, la 4T va imponiendo sus cuadros. El agrónomo, a Pemex, el político, a CFE. En todo el sector energía, hay nombramientos que no cumplen con el perfil profesional para los cargos, pero que son de la confianza del grupo en el poder. Tan sólo en los más altos cargos ejecutivos en Pemex, laboran cerca de 30 funcionarios con “dispensa de grado”, es decir, sin la preparación profesional apropiada para sus puestos.

 

En la Secretaría de Energía, como en otras dependencias federales, se aplicó una limpia total a principios de sexenio, lo cual significa una enorme pérdida de experiencia. Se hizo con rigor ideológico para que nadie fuera a perpetuar ideas “neoliberales”. La consigna es poner a gente avalada por la 4T, con lealtad política, aunque carezcan de experiencia. ¿No sucedió así en otros gobiernos? Sí, pero en mucho menor grado. Nada lo justifica.

 

La Ley de Remuneraciones –el “no ganar más que el presidente”– también propicia la fuga de capital humano y talento en el gobierno y, muy particularmente, en Pemex. Muchos funcionarios amarraron su jubilación en noviembre pasado, seguros de que las mejores oportunidades profesionales ya no estarían en Pemex ni en el gobierno, sino en el sector privado energético, donde las remuneraciones se dan con base en capacidades y conocimientos.

 

Tampoco tiene sentido una prohibición de 10 años que impida a ex funcionarios aprovechar sus habilidades en el sector privado, porque ellos no forzosamente tienen que estar en los directorios de las compañías, sino que pueden cobrar por fuera como consultores.

 

Se pierden recursos humanos valiosísimos, con carreras técnicas altamente cotizadas, con experiencia práctica en materia de producción, abasto, comercio y regulación. Incluso, la analista de Moody’s, Nymia Almeida, definió la fuga de talento en Pemex como “el problema número uno de la compañía hoy día” por la discontinuidad y el tiempo perdido en aprendizaje y eficiencia que implica.

 

Los nuevos funcionarios suelen rehuir el contacto con empresarios e instituciones que ofrecen diálogo y apoyo. No responden a peticiones, no hay apertura, no buscan aliados en el sector privado. Al parecer, se sienten inseguros, desconfiados, quizás a veces avergonzados de los planes que se están elaborando y las decisiones que se están tomando. Por ejemplo, ¿alguien se puede enorgullecer de la nueva resolución sobre Certificados de Energías Limpias? En el sector, falta comunicación, concertación, unión de esfuerzos.

 

Desplazar a profesionales calificados por motivos políticos o ideológicos es promover la mediocridad en la función pública, que también es corrupción. Además, da al traste con los esfuerzos realizados durante muchos años para establecer un servicio profesional de carrera en el gobierno federal, basado en el mérito y en las capacidades. Si ésa es la Cuarta Transformación, no es un cambio funcional ni es el cambio al que México aspira.

 

Artículo publicado hoy en el Periódico Reforma. Léalo en el diario en esta liga.

David Shields es analista de la industria energética. Su e-mail: david.shields@energiaadebate.com


.