Energéticos y visión de País

05 / FEB / 2019
David Shields

Energéticos y visión de País

 

Firme en sus convicciones, el Subsecretario de Energía, Alberto Montoya, señala que en el pasado los gobiernos no se atrevieron a terminar con el robo de combustibles y a cerrar los ductos. En cambio, ahora sí se hizo. “Éste es un gobierno serio”, sentencia.

 

Hoy, México importa gasolinas y otros derivados del petróleo por 40 mil millones de dólares. “Son divisas que no tenemos, estamos en situación de emergencia y lo que traemos importado, lo roban. ¿Vamos a dejar que esto siga así?” Mientras tanto, la deuda de Pemex aumentó en 100 por ciento en los últimos seis años, en 50 mil millones de dólares. “¿Y dónde está la inversión en exploración, los pozos, la nueva infraestructura?”

 

Lo escuchan, atentos, industriales de la química. Montoya asegura que la refinación en México puede ser rentable, como lo es en Estados Unidos, pero se han manejado precios de transferencia en Pemex que anulan las ganancias de las refinerías y maximizan el valor de las exportaciones de crudo.

 

Hace pocos años, México consumía poco más de un millón de barriles diarios de petróleo y exportaba dos millones. Hoy, la producción ha caído a la mitad, las reservas probadas alcanzan para sólo 7.4 años e importamos el 80 por ciento de las gasolinas, en vez de producirlas en el país. Las calificadoras avalaron ese deterioro y “ahora nos bajan la calificación porque queremos construir una refinería”.

 

Y agrega: “Ésas son las cosas que los medios deben comunicar”. (Aquí cabe preguntar: ¿Será qué él se da cuenta de fallas en la comunicación del gobierno? Ha sido escasa la interlocución con las asociaciones y cámaras de industria y comercio. No se buscó entendimiento a tiempo con las calificadoras en el caso Pemex. No se explican las razones de decisiones clave, como la cancelación de las subastas eléctricas y de la línea de transmisión Oaxaca-Morelos. Con la prensa, casi toda la información se centra y se difunde a través de Presidencia).

 

Pero el mensaje central de Montoya, en esa reunión, fue para un grupo de industriales de Canacintra, a quienes sí consultó para plasmar una visión con perspectiva estratégica para el futuro de la energía y la petroquímica ante el reto inmediato de elaborar el Plan Nacional de Desarrollo. “No ha habido una visión estratégica de conjunto en las organizaciones empresariales. Quienes tienen más capacidad, más conocimiento, más poder económico, tienen más responsabilidad”, les recriminó.

 

Les retó a visualizar a México como una potencia industrial que produzca ciencia y tecnología, equipos, bienes de capital, aprovechando los recursos del país de manera sustentable, en vez de importar, para cubrir las necesidades y mejorar la calidad de vida de su población.

 

“Construyamos una visión integral, guiada por la vía ética, erradicar la corrupción, renovarnos integralmente, superar la tragedia humana de los más pobres y de los jóvenes vulnerables, darles empleo, crear riqueza y distribuirla. En ese sentido, las empresas son un patrimonio. Su acervo de conocimiento es muy valioso”. Y remató: ésta es la visión “y lo vamos a hacer”.

 

Esta óptica del Subsecretario Montoya es incluyente y generosa, pero hay mensajes del Ejecutivo sobre energía --ya casi a diario-- que polarizan, que acusan, que generan polémica. Desalientan los anuncios que cancelan rondas y subastas generadoras de inversión. Desconciertan varias decisiones recientes de política energética no explicadas ni concertadas, y/o de dudosa legalidad, y/o dañinas para el medio ambiente, y/o cuestionables en lo económico, que se han ventilado ampliamente en la opinión pública. Por lo mismo, prevalece la incertidumbre en el sector energético. El cambio es radical y habrá que reconstruir la confianza.

 

Sí, promovamos esa visión integral, pero escuchando e involucrando a todos. Ojalá las autoridades se abran mucho más al diálogo e interactúen con todos los actores y organizaciones del sector. Sí, el modelo neoliberal quedó atrás, pero será importante encarrilar el sector hacia nuevos objetivos consensados y compartidos.

 

Artículo publicado hoy en el periódico Reforma.

Analista de la industria energética, david.shields@energiaadebate.com

 

.