Corrupción en Pemex: ¿nuevo capítulo?

14 / MAY / 2019
David Shields


Corrupción en Pemex: ¿nuevo capítulo?Hay dos claves para acabar con la corrupción. Una es combatir a fondo la impunidad, la otra es prevenir delitos futuros. Pese al discurso y a las buenas intenciones del Presidente López Obrador, no se perciben acciones claras en un sentido ni en otro.

 

Como señaló el diario The New York Times el viernes pasado, sigue reinando la impunidad en México y no se ha iniciado ningún proceso legal contra ex funcionarios por corrupción. Suponemos que la pelota está en la cancha del titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto Castillo, sobre todo en el caso Odebrecht. ¿Habrá acusaciones formales algún día?

 

La refinería de Dos Bocas será una difícil prueba para el propósito de prevenir nuevos delitos. Por el apremio autoimpuesto de los tres años de construcción, se ha dado a entender que se procederá a una serie de concursos abreviados y adjudicaciones directas para colocar contratos con un valor de 50 mil millones de pesos, tan sólo en este año. Se tendrían que descartar licitaciones convencionales, ya que éstas tomarían mucho tiempo por la enorme complejidad técnica de las obras.

 

No se ve cómo estas contrataciones podrán ser legales, transparentes y equitativos. Si bien la ley prevé que, al declararse desierta la licitación reciente, se puede optar por la adjudicación directa, esto sólo se aplica al objeto de la licitación, que fue un contrato para gerenciar la construcción de la refinería, pero no a todos los contratos para la proveeduría y equipos y para la obra misma. Lo que ahora se prevé es una intensa rebatinga por los contratos y una gran inconformidad por parte de todas las empresas que no reciban una tajada del pastel.

 

En un país con décadas de corrupción en torno a Pemex, donde la entrega de dádivas a legisladores, dirigentes de partidos y funcionarios sigue siendo una práctica común entre proveedores y contratistas, ¿qué podemos esperar? Propicia la corrupción el simple hecho de que Pemex es monopólico y burocrático.

 

Para muestra, basta un botón. En días pasados, el Director General de Pemex, Octavio Romero Oropeza, emitió un comunicado en el que se deslindó de personas que realicen gestiones, solicitudes, peticiones o intervenciones a su nombre. Claramente, se trató de un tráfico de influencias fallido, pero, al no revelar los hechos, Romero sólo sembró dudas sobre lo ocurrido, cuando en realidad debió denunciar los hechos y llevar a los responsables ante la justicia. Pero se limitó a sugerir a los contratistas que se alejen de ese tipo de personas.

 

Se sabe que en Tabasco hay una fiebre de coyotes con supuesta cercanía a López Obrador, Romero y al gobernador Adán Augusto López, que ofrecen gestiones y contratos fáciles con Pemex. Esto surgió a raíz de la reforma reciente a la Ley de Obras Públicas estatal, la “Ley Compadre”, que pretendió facilitar las asignaciones directas en obras relacionadas con la nueva refinería.

 

Es en ese contexto que la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, se apresta a otorgar contratos desde su nuevo despacho en Villahermosa. ¿Qué harán ella y Pemex para evitar la corrupción en esos procesos? López Obrador descarta a testigos sociales y ofrece promover el acompañamiento de las Naciones Unidos, pero esto no tiene fundamento legal, amén de que la ONU contrata a terceros para este tipo de funciones.

 

La Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, propone crear “consejos de honestidad” y “alertadores ciudadanos” en la contratación pública, pero éstos tampoco tienen acreditación ni marco normativo, salvo que su idea sea instituir juicios sumarios al margen de la ley. Sin un adecuado control institucional, las adjudicaciones discrecionales sentarían un pésimo precedente.

 

López Obrador ha llegado a decir que la corrupción en Pemex “ya se acabó”, pero en vez de esa ingenuidad discursiva, se requieren procedimientos, método y apego a normatividad. Como él también dice, “al margen de la ley, nada, por encima de la ley, nadie”. Si no es así, no se podrá rescatar a Pemex con credibilidad.

 

Artículo publicado hoy por Grupo Reforma. Consúltelo aquí en el periódico El Norte.

 

David Shields es analista de la industria energética. Su e-mail: david.shields@energiaadebate.com

.