AMLO: nostálgico y disparándose a los pies

03 / NOV / 2018
Especialistas

AMLO: nostálgico y disparándose a los pies

El presidente electo de México, Sr. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), después de haber vencido en las elecciones, ha realizado una serie de declaraciones que las consideramos bastante termocefálicas respecto a las acciones que tomará en materia energética. Creemos que su visión es la de un verdadero “nostálgico” latinoamericano y que se está disparando a ambos pies y con escopeta de doble barril.

Si pone en marcha lo que pregona, seguramente otros millones de mexicanos querrán migrar al norte. No hay razón para seguir aduciendo: “Tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”. La falta de pragmatismo de muchos líderes regionales por décadas nos han llevado a más pobreza, menos bienestar económico y que más latinoamericanos tengan que huir desesperadamente al anhelado imperio. Aplaudimos de veras que el Sr. AMLO luche frontalmente contra la corrupción. Eso es muy necesario y loable. Pero analicemos lo que pregona en materia energética y que creemos llevará a más mexicanos a la pobreza.

Señala que México, por lo menos durante su sexenio, no utilizara el “temido” fracking, muy a pesar de tener cantidad de recursos en el subsuelo, principalmente en el norte del país. Esta técnica ha revolucionado la industria de los hidrocarburos a nivel global y ha vigorizado la economía norteamericana. Entre dejar de importar y realizar exportaciones de petróleo y gas, Estados Unidos mejoró su balanza comercial en nada menos que 16,500 billones de dólares en 16 años. Impresionante, además de la gran cantidad de mano de obra calificada generada.

La razón erigida por el Sr. AMLO es protección ambiental y existe la presión de algunas ambiciosas y lucrativas ONGs. Lo que creemos es que también desea concentrar las actividades extractivas convencionales en hidrocarburos en su nativo Tabasco (quiere ser un especie de héroe del sur). Argentina, de la mano del fracking en la provincia Vaca Muerta, quiere y está dando un salvataje a su frágil economía. Vaya región nuestra, ¿quién la entiende?

AMLO también indica que dejará de exportar petróleo, fuente aún importante de ingresos para México, con la excusa de cuidar el petróleo para futuras generaciones. Sr. AMLO, no sea nostálgico, Noruega, uno de los países con más ingresos per cápita del planeta, exportador de tecnología, también exporta mucho gas natural y petróleo.

Entienda también, Sr. AMLO, que el mundo apunta en el futuro, muy en serio, a vehículos eléctricos, especialmente en el transporte particular y liviano. Mientras financía, construye y moderniza las refinerías, el petróleo y las gasolinas pueden ir quedando obsoletas o perdiendo valor.

Está obstinado en construir una nueva refinería y modernizar seis existentes para no importar más gasolina. Sr. AMLO, entienda que el negocio de los hidrocarburos no está en la refinación, sino en la exploración y producción de petróleo y gas natural (convencional o fracking). A eso debe destinar los escasos recursos de Pemex. Sacar un barril que puede costar entre 6 a 40 dólares por barril y venderlo a 60 o 70 dólares por barril es lo que hace poderosas a las transnacionales. Haga eso con Pemex y asóciela con el capital privado en muchas operaciones exploratorias.

Sr. AMLO, Pemex está muy endeudada. ¿La pregunta es de dónde sacará los cerca de 10 mil millones que significa esta aventura refinera? Porque no apuntala a que Pemex bajo dirección corporativa se asocie al capital privado y pueda estudiar lo de las refinerías en la medida que éstas sean sostenibles y rentables.

Está obstinado también con bajar los precios de las gasolinas en México. No haga eso, Sr. AMLO, en particular, deje que los precios de mercado hagan su trabajo y si no pregunte a sus vecinos países del sur como desearían sacarse de encima perversas subvenciones de los derivados del petróleo que agobian sus débiles economías.

Está obstinado con desbaratar la Reforma Energética y revisar concesiones otorgadas, inversiones comprometidas y anular a reguladores. Sr. AMLO, haga que Pemex se asocie al capital privado, incremente reservas, producción (convencional y del fracking) y estudie hacer refinerías, pero al calor del mercado y la rentabilidad, y no de la ideología, y con regulación independiente y estricta.

Sr. AMLO, observe como Petrobras está desinvirtiendo, privatizando unidades de negocio y asociándose al capital privado. Esto, después de intentar la locura que Usted quiere hacer con Pemex.  Entérese lo que pasó con la construcción de la refinería Abreu por parte de Petrobras y las implicaciones de sobreprecios, ineficiencia y corrupción.

Sr. AMLO, actúe mirando al siglo XXI y déle a Pemex autonomía de gestión para que se asocie y trabaje con visión de rentabilidad, eficiencia y lejos de la política e ideología. Aprenda de la historia y de las experiencias y evite que sus ciudadanos continúen migrando al imperio.

* Ex Ministro de Hidrocarburos de Bolivia y actual Socio Director de Gas Energy Latin America.

site stats