Petróleo: ¿se van las inversiones?

10 / JUL / 2018
Especialistas

Petróleo: ¿se van las inversiones?

Lea este artículo aquí en el Periódico Reforma.

Entre tanto optimismo postelectoral, aún persiste la incertidumbre por la amenaza implícita en la revisión de los contratos petroleros. El equipo económico de Andrés Manuel López Obrador envía mensajes conciliadores y hasta anda diciendo que los contratos están bien hechos, pero el Presidente electo imprudentemente habla de posibles “anomalías” y “corrupción” y de impugnarlos, sin más fundamento que su propio prejuicio ideológico.

Con eso, queda en entredicho si seguirán adelante las rondas petroleras y las subastas eléctricas previstas para la segunda mitad de este año o si el Presidente Peña Nieto pactará con AMLO para suspenderlas, en espera de la revisión de contratos. Algunas compañías están reacias a participar más en esos procesos por ahora. Hay petroleras que empiezan a evaluar una estrategia de salida para irse de México. Casi todas ya dan por muerto el Plan Quinquenal de licitaciones de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), que daría continuidad a las rondas.

La duda es si prevalecerá en la política energética un enfoque moderado tipo Urzúa-Romo-Herrera o la actitud más radical de AMLO y su posible titular de Energía, Rocío Nahle. Está claro que a AMLO no le agrada la participación de petroleras extranjeras, pero su equipo económico ya le aconsejó que rescindir contratos ahora enviaría una pésima señal a los mercados. A su vez, el nuevo paradigma político hegemónico de Morena no da confianza a los inversionistas globales en energía.

AMLO ha sacado raja electoral y mediática del tema de los contratos y ha querido desprestigiar la Reforma Energética. Si la causa de AMLO es a fuerzas detener la participación extranjera, entonces no continuará con las rondas petroleras. Pero frenarlas e impugnar contratos tendría un costo en cuanto a confianza y credibilidad para México.

Aunque la CNH dice que acepta la revisión, las leyes siempre están sujetas a interpretaciones que pueden ser subjetivas, dirigidas o arbitrarias. Siendo así, AMLO y sus abogados, si así lo desean, podrán plantear presuntas irregularidades e intentar echar abajo uno o varios de los contratos, alegando criterios inadecuados, supuestamente contrarios al interés nacional, en los procesos de asignación de áreas en la Ronda Cero, de precalificación o de adjudicación. Además, la propuesta petrolera del Proyecto de Nación de Morena plantea específicamente realizar cambios a las leyes petroleras secundarias y posponer los farmouts. Al parecer, consideran que éstos son alianzas irregulares con firmas extranjeras que la CNH impuso a Pemex.

AMLO ha esbozado algunas ideas para rescatar y capitalizar a Pemex. Pero también dice que Pemex es una de las empresas más saqueadas del mundo y que sus funcionarios se han dedicado a robar. ¿Ahora aportará pruebas y actuará contra ellos? Y si no lo hace, ¿hay seriedad en su discurso anti-corrupción?

AMLO hereda una industria emproblemada, empresas estatales descapitalizadas, escasas reservas petroleras probadas, yacimientos agotados, nuevos contratos en fase incipiente, importación masiva de gas y gasolina, mercados energéticos abiertos que aún no se consolidan. Frente a esos retos, sus propuestas polémicas en cuanto a autosuficiencia, refinerías, hidroeléctricas, descentralización, repudio al gas natural y cancelación de contratos, si no están bien pensadas, podrían dislocar la industria, generar enormes costos y llevar al país al precipicio del desabasto energético.

Con todo, parece poco viable técnica y económicamente su plan para elevar la producción petrolera, construir refinerías y dejar de importar gasolinas en sólo tres años. Lo será aún menos, si Pemex lo tiene que hacer sólo, sin el apoyo de inversión privada. Es contraproducente tener en jaque a los inversionistas nacionales e internacionales, que fueron invitados a invertir y a aportar producción adicional, bajo el amago de una revisión de contratos que puede llevar a decisiones arbitrarias y a juicios y a indemnizaciones muy costosas para el país. Es reprobable e injustificable sembrar incertidumbre. AMLO debe rectificar.

David Shields es analista de la industria energética. Su e-mail: david.shields@energiaadebate.com