En el nuevo sexenio, ¿ajustes al proceso de reformas?

01 / ENE / 2018
Ediciones

Diversos grupos reclaman la continuidad de las reformas, pero hay tareas pendientes y los resultados son heterogéneos.

Gerardo Bazán Navarrete, Gilberto Ortíz Muñiz y Jesús Cuevas Salgado*

Diversos círculos de interés coinciden en que la estrategia energética actual va por buen camino y, ante opiniones políticas alternativas, se manifiestan por mantener el rumbo iniciado en el 2013.

De acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), no importa quién gane las elecciones presidenciales de 2018, es fundamental proteger y profundizar la senda de las reformas estructurales (1).

No obstante, se puede comprobar que los avances y los resultados no han sido homogéneos. Aunque ha habido adelantos, el punto es que existen múltiples asignaturas pendientes que deben atenderse con decisión para cumplir con los objetivos del nuevo modelo energético.

Entre otros, se encuentran desafíos en asuntos financieros, tecnológicos, económicos, sociales, geopolíticos y, de manera muy importante, de capacidad gerencial para administrar las empresas productivas del Estado y de congruencia del sistema político mexicano.

En este sentido, por ejemplo, el Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales, COMEXI, (2) señala: Los caminos preliminares para la orientación de la política energética comenzaron en la década de los noventa, aunque acotados a temas sectorizados de la petroquímica, el gas natural y la electricidad e importantes limitaciones políticas en la búsqueda de de soluciones de fondo.

En esta línea comenta: cuando se discutió abrir la petroquímica y algunas ramas de la industria eléctrica, aunque el resultado, reflejo más de limitaciones políticas que necesidades técnicas, terminó acotando el desarrollo de nuestra industria petroquímica, justo cuando la demanda despegaba como resultado de la apertura comercial.

En otro apartado indica: en referencia a una comparación internacional, si el comportamiento de la inversión en PEMEX ha sido esencialmente similar a la de otras empresas petroleras mundiales, sus resultados de producción no lo son. Mientras las apuestas de casi todas las empresas las llevaron a mayores niveles de producción y refinación, en Pemex la apuesta de Chicontepec en el proyecto Aceite Terciario del Golfo y las reconversiones de refinerías quedaron muy lejos de los objetivos buscados.

Al respecto se pueden señalar diversas áreas, más que de oportunidad, de reclamo de atención.

Deterioro histórico de los procesos productivos

El diagrama siguiente muestra la interacción básica entre los diferentes procesos productivos de los procesos de transformación industrial de PEMEX.

En el nuevo sexenio, ¿ajustes al proceso de reformas?

Es bien sabido que la interacción entre ese conjunto de procesos industriales se encuentra deteriorado, abandonado en diversos aspectos, desde hace varias décadas, de tal manera que la producción ha llegado ser del 50% de la capacidad instalada en el caso de las refinerías y plantas petroquímicas, derivada de la falta de inversión en mantenimiento preventivo y correctivo, lo que ha ocasionado un sinnúmero de accidentes que reducen los índices de disponibilidad de las instalaciones.

Ante una demanda creciente de productos energéticos y petroquímicos la solución obligada o planeada ha sido la importación creciente. 

En el nuevo sexenio, ¿ajustes al proceso de reformas?

Costos de oportunidad 

En los altos niveles jerárquicos de PEMEX se ha manejado la idea de que la refinación de petróleo no es la opción o no es negocio para la empresa.

Se entiende que el razonamiento consiste en considerar que el costo de importación de las gasolinas es menor que el de la producción en el sistema nacional de refinerías en México.

En el nuevo sexenio, ¿ajustes al proceso de reformas?

No está claro que esto sea cierto, dada la opción de rehabilitar y modernizar las refinerías, pero, aun concediendo el beneficio de la duda, queda pendiente la alternativa de rehabilitar las instalaciones orientadas a la producción de petroquímicos, que alimentan a diversas cadenas productivas y crean valor en cada una de ellas.

Vinculación financiera entre Pemex y la Secretaría de Hacienda

Existe un círculo vicioso de interdependencia de recursos económicos.

Si bien la participación de los ingresos fiscales derivados de las operaciones de PEMEX ha disminuido, la Secretaría de Hacienda seguirá dependiendo de los ingresos de la empresa estatal por la exportación y explotación de crudo.

De forma semejante, PEMEX depende de las asignaciones presupuestarias que determine la Secretaría de Hacienda, sujetas a otras necesidades de la economía nacional. Debe existir la opción de que Pemex obtenga recursos de otras fuentes, en particular el mercado de valores. 

Pérdidas en productos 

Otro aspecto que se debe atender de manera contundente son las pérdidas de productos que se llevan a cabo desde hace décadas en las terminales de almacenamiento y distribución y más recientemente en los poliductos de combustible.

El desapego tradicional a la solución de estos ilícitos limita la mejora de los índices de eficiencia de la empresa y, por tanto, en el uso de los recursos fiscales. 

Interés de los inversionistas 

En materia de alianzas con el capital privado, las inversiones se han dirigido más bien a la exploración y producción de crudo, que al gas natural o a la transformación industrial.

Al respecto, sobresale el sentido de éxito que manifiestan las autoridades sobre los recursos comprometidos por los inversionistas privados en las actividades petroleras primarias. Sin embargo, se debe considerar que los montos están sujetos a la validación de los supuestos técnicos y económicos de los proyectos.

Es decir, son compromisos contingentes, que tienen una cierta probabilidad de no concretarse, si los inversionistas detectan riesgos superiores a sus estimaciones presupuestarias.

La participación privada 

La Reforma Energética sustentó el desarrollo de las actividades de PEMEX en la participación del capital externo, si no totalmente, sí de manera importante.

Ahora bien, en este aspecto hay que tomar en cuenta que las inversiones en exploración y explotación de los campos petroleros ofrecen resultados varios años después de realizada la inversión inicial y requieren un programa de inversiones sistemáticas.

Este aspecto está relacionado con la definición de competitividad, que consiste en la capacidad de las economías para generar, atraer y retener talento e inversión. 

 

En el nuevo sexenio, ¿ajustes al proceso de reformas?

Tiempos de maduración 

Si bien durante el sexenio que está próximo a concluir se dio un fuerte impulso a la implantación del nuevo modelo energético, ha quedado de manifiesto que la maduración completa será a mediano y largo plazo, cuando tal vez el modelo actual ya resulte obsoleto en algunos aspectos debido a los desarrollos tecnológicos. 

Corrupción 

Una de las características recurrentes en nuestras empresas energéticas se refiere a desvíos de recursos y contratos amañados, entre otras actividades ilícitas.

Además del quebranto económico, la persistencia de estas prácticas afecta uno de los valores que en otras latitudes es de gran importancia: el prestigio institucional. 

CONCLUSIONES 

Aunque de manera rápida en algunos aspectos, lenta en otros, el nuevo modelo energético emanado de la llamada Reforma Energética, sigue su camino. Diversos grupos de interés reclaman la continuidad, pero a la fecha existen diversas tareas pendientes, porque la estrategia ha dado resultados heterogéneos.

Particularmente, las tareas para PEMEX continúan dirigidas a fortalecer las finanzas, impulsar la productividad de la empresa, y aprovechar las nuevas oportunidades de la Reforma Energética en alianzas en exploración, producción refinación y petroquímica.

En este sentido se considera que el compromiso es un desafío de gran calado no solamente para todos y cada uno de los directores y consejos de administración de las subsidiarias y filiales, sino también para las Secretarías de Energía y de Hacienda.

A los temas mencionados se puede agregar una lista considerable de puntos a corregir, como las plantas de tratamiento de gas natural, la exploración y explotación del gas natural, la auténtica autonomía de gestión y la transparencia y la corrupción ampliamente señalada por desvío de recursos y contratos amañados. 

RECOMENDACIONES 

La nueva etapa del sistema energético deberá consolidar la autonomía de gestión de PEMEX y CFE, con directivos independientes del sistema político. 

Reflexionar sobre la necesidad de equilibrar la atención de modernización de todos los segmentos del sector energético. 

Para implantar un buen esquema de transparencia, es indispensable la voluntad política y el buen ejemplo del gobierno en turno. 

Referencias

1) Íֽndice de Competitividad Internacional 2017. Memorandum para el Presidente 82018-2024).
2) México ante el Espejo. Lecciones internacionales para la consolidación del nuevo Modelo Energético Mexicano. 2017.
3) Dr. Carlos Escobar Toledo y Luis Puente Moreno (2001). La planeacióestratégica y la restitución del valor agregado de la industria petroquímica en México. Academia de Ingeniería de México.

 * Gerardo Bazán es Premio Nacional de Química (gerardorbn@yahoo.com). Gilberto Ortiz es miembro del Consejo Químico y del Comité de Energéticos de Canacintra (gortizyasoc@gmail.com). Jesús Cuevas es consultor independiente en temas de energía (jcuevasmx@hotmail.com).

site stats