La Secretaría de la Función Pública (SFP) anunció hoy que ha encontrado nuevas irregularidades administrativas, por 2.5 millones de pesos, en la ejecución de uno de los contratos de obra en la Refinería Miguel Hidalgo, realizadas por una filial de la constructora Odebrecht y un servidor público de Pemex Transformación Industrial. Sin embargo, como en anuncios anteriores, no identifica al funcionario involucrado.

Por lo anterior, el pasado 25 de septiembre notificó el inicio de dos nuevos procedimientos sancionatorios, con el fin de determinar la probable responsabilidad administrativa, una vez que sean agotadas las fases legales del debido proceso.

Estos procedimientos se suman a otros seis iniciados en los pasados meses de junio y agosto, que se desahogan en contra de empresas filiales de Odebrecht, de sus representantes legales y de servidores públicos involucrados.

La SFP, a través de la Unidad de Responsabilidades en Petróleos Mexicanos (Pemex), ha continuado la investigación iniciada el 22 de diciembre del año pasado, respecto de la adjudicación, ejecución y cumplimiento de diversos contratos que suscribió Odebrecht y/o sus filiales con Pemex, según informó hoy la Secretaría de la Función Pública.

El escándalo de pago de sobornos por parte de Odebrecht se destapó a finales de 2016 cuando la misma empresa confesó en Estados Unidos que altos funcionarios del gobierno mexicano fueron sobornados con 10.5 millones de dólares para obtener contratos de obras entre 2010 y 2014. El ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto de Meneses, ha sugerido el involucramiento del ex director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin en declaraciones a la prensa brasileña.