Continuación: Foro de Análisis de la Reforma Energética

04 / SEP / 2017
politica

“Perspectivas de la energía solar”

Héctor Olea, Presidente de la Asociación Mexicana de Energía Solar Fotovoltaica (Asolmex)

Continuación: Foro de Análisis de la Reforma Energética

Hay cuatro retos en materia de energías renovables y, particularmente, solar en cuanto a continuar con el proceso de implementación de la Reforma Energética.

Primero, desarrollo institucional de las instituciones que tienen entre su responsabilidad la instrumentación del marco regulatorio que hemos ido armando a lo largo de más de tres años. Es importante entender la dualidad del marco regulatorio ya establecido y las instituciones que le den operatividad. En particular, tenemos una gran oportunidad de mejora en la Comisión Reguladora de Energía.

La CRE requiere ponerse en forma y actualizarse para poder hacer frente a todo lo nuevo que ahora le cae como resultado de la Reforma Energética. Así, la CRE debe aplicar para sí una reingeniería de procesos. Pero esto no puede tardar mucho porque hay una gran cantidad de permisionarios que requieren autorización, por ello necesitamos una reacción mucho más inmediata por parte del organismo. De no darse el caso, habría proyectos que se tendrían que posponer e incluso cancelar.

Segundo, monitoreo y vigilancia, el lado quizá más escondido de la CRE. Principalmente en cuanto al mercado eléctrico mayorista, ésta es una función fundamental de la Comisión. El problema es que el mercado se echó a andar, pero no está siendo monitoreado ni vigilado por la CRE, a pesar de que ya existe toda un área al interior de la Comisión para esto. No ha habido una observación de la forma en que están operando el CENACE, la CFE o los distintos actores del mercado eléctrico mayorista y, en su caso, tampoco ha habido

acciones de corrección en caso de que se identifiquen posibles divergencias.

Esto podría ser un tema de suma preocupación para todos los participantes.

Tercero, verificación de los precios locales que se dan en el mercado eléctrico mayorista. En los demás países se aplica el criterio de confiabilidad para la determinación de los precios en el mercado, esto debe ser igual en México. Sin embargo, no vemos al regulador monitoreando y viendo la forma en que se están aplicando los criterios de confiabilidad para la generación de precios nodales.

También preocupa que la CFE no está aplicando correctamente, como lo autorizó la CRE, la metodología para la formación del precio marginal local (PML). La CRE ha equiparado el costo total de corto plazo (CTCP), que ante se usaba como índice para pagar los excedentes en los contratos legados, al PML.

La CFE está utilizando el mercado del día de adelanto en vez del mercado de tiempo real como lo marca la CRE. Ahí vemos que también hay un problema de falta de observancia y de monitoreo.

Estos factores podrían afectar la confianza de los inversionistas sobre el ‘track record’ hacia el futuro de la aplicación del mercado eléctrico mayorista.

Respecto a la generación distribuida, hay dos temas que preocupan.

Como todos saben, la CFE se amparó ante las reglas expedidas en la materia, a pesar de que tales reglas estuvieron para la consulta de todos los participantes, lo cual vuelve a introducir elementos de incertidumbre en el mercado. En segundo lugar, las reglas para la generación distribuida son vigentes hasta diciembre de 2018 y no sabemos lo que va a pasar con ellas después de esa fecha, agregando otro elemento de incertidumbre. Los inversionistas quieren certidumbre para hacer sus planeaciones de largo plazo en sus modelos de negocio.

En este mismo tenor, es un poco difícil de entender por qué se exigió el umbral de medio megawatt para la generación distribuida. Sabemos que las mejores prácticas en otros países llevan incluso hasta un megawatt, por lo que esperamos que la autoridad reconsidere esto y podamos ver en el futuro umbrales de este tipo.

El último reto que vemos es una generación distribuida de gran escala.

Esto quiere decir proyectos grandes de 30 hasta 70 megawatts, donde el objetivo sería acercar esos proyectos al centro de carga. Esto es fundamental para la tecnología solar fotovoltaica, ya que 85 por ciento del territorio nacional tiene condiciones propicias para la generación solar. Entonces la ubicuidad de los proyectos es muy flexible. Esto ayuda a conectar en donde no llega la red de transmisión, justo el punto débil del sistema eléctrico nacional. El problema es que no se ve en el corto o mediano plazo que se pueda “descuellar” los sistemas de transmisión como para tener un sistema más homogéneo. Así, se acerca la energía solar a los centros de carga y consumo donde no llega la red de transmisión.

Diálogo con Jaime Hernández Martínez,

Continuación: Foro de Análisis de la Reforma Energética

Director General de la Comisión Federal de Electricidad

La CFE celebra sus 80 años fortaleciéndose financieramente, logramos una renegociación de nuestro pasivo laboral que nos permitió reducirlo en más de 320 mil millones de pesos. En estos últimos 3 años también hemos reducido nuestro techo de endeudamiento en cerca de 40 por ciento. A partir de la Reforma Energética tenemos un mecanismo más transparente para reflejar los subsidios a las tarifas eléctricas que otorga el gobierno federal.

Hemos impulsado el programa de infraestructura en el sector eléctrico más ambicioso de la historia de México, mismo que rebasa los 27 mil millones de dólares en varios frentes. Tenemos una estrategia para la CFE que se compone de 3 grandes acciones:

  • Sustituir combustibles, dejar atrás el combustóleo y diésel que son más contaminantes, para emigrar al gas o las energías renovables.
  • Inversiones para modernizar nuestras centrales.
  • Atraer capital privado para seguir invirtiendo en nuevas centrales de generación que nos permitan contar con nueva tecnología de punta en consecuencia poder ahorrar costos.

Respecto a la reestructura de la CFE, tenemos hoy 13 nuevas empresas que están operando ya de manera independiente en el mercado. Se trata de 6 empresas de generación que compiten ya con el sector privado, atendiendo un criterio establecido por la Secretaría de Economía de evitar una alta concentración. Tenemos también una nueva empresa subsidiaria de transmisión y una más de distribución, la cual sí tiene 16 unidades de negocio separadas por región. Tenemos dos nuevas áreas de comercialización de energía, una de suministro básico que atiende a los pequeños clientes de la CFE y otra de suministro calificado que enfrenta ya competencia del sector privado y que atiende a nuestros grandes clientes industriales.

La Reforma abrió la posibilidad para que la CFE participe de manera directa en el mercado de los combustibles, lo cual nos dio una extraordinaria oportunidad de generar ahorros y reducir costos. Cerca de 80% del costo de generar energía eléctrica está en el costo de los combustibles que utilizamos, de manera que tener la oportunidad de capturar ahorros en este segmento es para nosotros fundamental. Adicionalmente nos abre la oportunidad de explotar de mejor manera nuestros activos. Anunciamos recientemente un programa piloto para poder ofrecer al sector privado la capacidad de almacenamiento de combustibles líquidos que, conforme avanza nuestra estrategia de sustitución de combustóleo y diésel por la posibilidad de utilizar gas natural, van quedando disponibles y que en el viejo modelo habrían quedado ociosos.

El modelo sobre el que hemos venido trabajando en este último par de años permite que la CFE promueva la construcción de gasoductos por parte del sector privado, donde la CFE establece un contrato de largo plazo de capacidad. Lanzamos 25 nuevos gasoductos en el país, 11 de los cuales ya están en operación y al final una vez que ya todos hayan sido construidos, prácticamente todos los estados del país van a poder tener acceso a este combustible.

Por otro lado, contar con una red verdaderamente nacional de gasoductos que tenga redundancia y que permita redoblar los esfuerzos en la modernización de la CFEes una extraordinaria noticia para el país, porque es importante estar preparados para cambios relativos en los precios de los combustibles, de manera que podamos alternar las opciones que tenemos.

El país debe asegurarse para diversificar sus alternativas de suministro de combustibles. Por ello es una extraordinaria noticia que, al mismo tiempo que ampliamos en más de 65% la red nacional de gasoductos, también hemos participado muy activamente en las nuevas subastas que ha organizado la Secretaría de Energía, donde hemos comprado la energía que necesitaremos en el 2018 y en el 2019, sobre todo a partir de proyectos fotovoltaicos y eólicos que permitirán que la generación limpia de la CFE crezca con estos proyectos en más del 22 por ciento en tan sólo dos o tres años.

Continuación: Foro de Análisis de la Reforma Energética

Por otra parte, resalta cómo ha venido evolucionando la percepción de la participación de la CFE en las subastas de energía eléctrica. Cuando se anunció la primera subasta se dijo que la CFE participaba en un doble papel: por un lado como generador y por otro como comprador de esta energía, de manera que la percepción era que eventualmente podríamos estar simulando competencia, que compraríamos con una mano lo que vendíamos con la otra y que quizá la alternativa para el sector privado de participar quedaría desdibujada. Pues hemos tenido ya dos subastas, se ha anunciado la tercera, y tuvimos una participación enorme de empresas de diversos países a precios verdaderamente competitivos.

Desde la CFE vemos con enorme entusiasmo la posibilidad de que la generación fotovoltaica crezca y avance muy rápidamente en México, sobre todo porque tenemos un enorme potencial de radicación solar. Sin embargo, debo decir con absoluta claridad que hoy no tenemos en la CFE una empresa que se llame CFE Solar o una unidad de negocio que esté buscando participar activamente en este negocio. Es una idea que vemos con enorme interés que eventualmente podría representar una buena oportunidad para nosotros para ampliar nuestras fuentes de ingreso, pero que tendrá que pasar primeramente por los filtros que hoy tenemos en nuestro Consejo de Administración.

Continuación: Foro de Análisis de la Reforma Energética

Por otro lado, la CFE ha sido un activo promotor de la generación limpia en el país. Fuimos la primera empresa que colocó e instaló en el país un parque eólico, hemos recientemente anunciado que está próxima en entrar en operación una central que tiene un parque fotovoltaico asociado de generación de ciclo combinado, un mecanismo relativamente innovador Respecto al recurso que la CFE interpuso para que se revise un criterio muy específico de la determinación de la generación distribuida, es necesario ser absolutamente claros. En ningún caso interrumpe la obligación que tenemos de interconectar a cualquier interesado en instalar paneles fotovoltaicos en sus hogares o en sus comercios, así es que yo ofrezco una atención personalizada para que todos aquellos que estén interesados tengan absoluta seguridad y confianza que haremos esas interconexiones en el tiempo establecido por el regulador.

La nueva regulación no permite ni a la CFE ni a otros entes regulados algún mecanismo administrativo de solución de controversias o de aclaraciones, a primera escala una vez que la CRE ha emitido un pronunciamiento es la vía del amparo. Hemos venido trabajando con la CRE y con la ayuda de la Secretaría de Energía también, para poder encontrar una solución a las preguntas y a los planteamientos que hicimos en ese recurso. Lo que la CFE está pidiendo que se revise es que la modalidad de generación distribuida reconozca los costos del sistema en beneficio no de la CFE, sino en beneficio del resto de los usuarios en el sistema.

El tema de las asociaciones y de buscar alianzas con el sector privado es fundamental y está en el eje central de las operaciones futuras de la CFE, particularmente en el segmento de generación, en donde el principal reto es atraer capital privado, por ejemplo, por la vía de las asociaciones estratégicas para promover la modernización de nuestro parque de generación, o bien, la construcción de nuevas centrales de generación con tecnología de punta.

Aunque la transmisión y la distribución quedaron reservadas para el Estado y, en consecuencia, la CFE es hoy en día el único participante, la nueva regulación también establece mecanismos claros donde el sector privado puede participar. Uno de ellos es, por ejemplo, el mecanismo con el que estamos buscando impulsar la nueva línea de corriente directa que vendrá del sureste hacia el centro del país, que será la primera vez que utilicemos esa tecnología en México. Nos permitirá disminuir las pérdidas y transportar en mejor medida esta energía en grandes distancias.

Los retos inmediatos de la CFE, en primer lugar, son asegurar el desdoblamiento efectivo de nuestro nuevo modelo operativo para poder dotar a nuestras nuevas empresas de los mejores mecanismos de nuevo gobierno corporativo con una mayor transparencia hacia la sociedad.

En segundo lugar poder concluir exitosamente esta cartera ambiciosa de proyectos de infraestructura eléctrica que hemos impulsado. De manera muy relevante, poder acercar a la CFE a nuestros clientes, somos una empresa verdaderamente fuerte desde el punto de vista de clientes a quienes debemos atender de manera cotidiana y en esta nueva realidad en la que enfrentamos la competencia, la CFE se está transformando para ofrecer un servicio de mayor calidad, con precios competitivos y con procesos que sean amigables con el medio ambiente.

Continuación: Foro de Análisis de la Reforma Energética

Por otra parte, será absolutamente necesario perseverar con determinación en las medidas de disciplina financiera contenidas en nuestro plan de negocio para poder alcanzar hacia el año 2021 un equilibrio que sea sostenible.

Continuación: Foro de Análisis de la Reforma Energética
site stats