Redacción / Energía a Debate

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, expresó hoy su más enérgica condena a los cobardes actos de agresión en contra del personal del Ejército Mexicano, ocurridos ayer en el estado de Puebla, en los que murieron 10 personas, entre ellas una mujer, un niño y cuatro militares, en un enfrentamiento con un grupo delictivo que roba combustible de los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

"El robo de combustible, hay que decirlo y tenerlo presente, es un delito. Quienes lo practican exponen a sus familias y dañan a sus comunidades. La delincuencia organizada engaña y utiliza a la población para cometer el ilícito," dijo el presidente Peña.

El Primer Mandatario giró indicaciones a las Secretarías de la Defensa Nacional, de Marina y de Hacienda y Crédito Público, así como a la Procuraduría General de la República y a Petróleos Mexicanos para instrumentar una estrategia integral para combatir este ilícito en toda la geografía nacional

"Trabajaremos de cerca con las autoridades del Gobierno de Puebla para coordinar esfuerzos hasta desmantelar por completo a las bandas delictivas que a ello se dedican", afirmó.