Reforma y autosuficiencia

02 / MAY / 2017
politica

Ramses Pech*

Debemos recuperar el negocio energético en décadas futuras.

(Artículo publicado en la edicion mayo-junio 2017 de la revista "Energía a Debate")

 

La definición de reforma es corregir, rehacer, modificar. Cuando se realiza una reforma, se mantienen aspectos del esquema original siendo algunos otros modificados. Debe entenderse por reforma un cambio planificado por utilidad y conveniencia, pero, al final, es cambiar.

La Reforma Energética se ha explicado como un medio para abrir el mercado cerrado, la reducción de inversiones provenientes de la Nación, la atracción de inversiones privadas y la creación de nuevos entes reguladores de la reforma.

Pero estos cambios se han venido realizando en un período no mayor a dos años y se espera una maduración plena de la Reforma hasta después del 2025. Siendo así, debemos suponer que el objetivo final de la Reforma Energética es llegar a ser un país con un alto grado de autosuficiencia energética, y por tanto seguridad energética, que no dependa de otros países y regiones para su crecimiento.

La autosuficiencia esperada es tener el control de la forma de negociar los intercambios comerciales que aporten un valor al país. México hoy día no tiene ese control. Depende o codepende de la disponibilidad de materias primas, combustibles y otros energéticos, productos, planes y proyectos en los países con los que tiene un intercambio comercial energético.

México deberá trabajar para dejar de ser dependiente de gasolinas producidas en el exterior, de materias primas como el gas natural para la generación de electricidad, y de las tecnologías para producir energías renovables. Como primer paso debemos de incrementar la producción de petróleo crudo a 3 millones de barriles diarios entre 2025 a 2028 de crudo y la explotación de gas en las cuencas del sureste. El crudo servirá para aumentar el volumen de productos de la refinación y deberemos construir nuevas refinerías, con base al volumen requerido por el mercado interno. La mayor producción de gas ayudará a bajar las importaciones de gas para la generación de electricidad, mientras está en proceso la transición hacia un mayor uso de energías renovables limpias.

Un país que ha logrado mayor autosuficiencia basada en una visión de largo plazo es Estados Unidos. Empezó su reforma, por así llamarlo, desde el año de 1973, cuando dependía fuertemente del exterior para su petróleo y no controlaba el negocio. Creó, investigó, reguló y abrió el mercado al sector privado con leyes, lineamientos y norma vas que han sido modificados a lo largo de las más de cuatro décadas. Hoy, ejerce el control del precio del barril y gas, con un dólar fortalecido, y muestra un crecimiento positivo en forma contínua.

Para México, podemos proyectar la producción de hidrocarburos, consumo de combustibles y generación de electricidad en una ventana de tiempo del 2017 al 2050 (ver tabla). Para este ejercicio, los datos de producción de crudo al 2025 se basan en estimaciones del primer Plan Quinquenal de la Secretaría de Energía, los farmouts y el Plan de Negocios de Pemex. A partir del 2028, al consolidarse las primeras áreas asignadas en las rondas petroleras podríamos llegar a 3 millones de barriles. Después, podemos suponer una producción incremental de entre 2 y 2.5% promedio anualizado, siempre y cuando se continúe realizando más planes quinquenales de áreas. Para los demás energéticos, también extrapolamos proyecciones oficiales.

Resumiendo, la misión debe ser alcanzar la autosuficiencia y recuperar el control del negocio energético en el 2050. La visión es realizar negocios de largo plazo con base en la inversión contínua para obtener producción de hidrocarburos, electricidad convencional o renovable y la creación de tecnología propia dentro del país.

 

Reforma y autosuficiencia

• Master of Business Administration. Analista de economía y energía (pech.ramses@yahoo.com.mx )

site stats