Aprueban parcialmente primer "club de compras" en gasolinas

23 / MAR / 2017
regulacion

Redacción / Energía a Debate

La Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) revisó la conformación del consorcio G500, que agrupa 54 operadores de estaciones de servicio, cuyo objetivo es obtener eficiencias en la compra de gasolinas (Magna y Premium), diésel y productos relacionados a comercializar.

Este es el primer esquema de club de compras que analiza la COFECE tras la liberalización de los mercados de combustibles, según informó la propia Comisión.

Aprueban parcialmente primer

La dependencia explicó que esta concentración fue autorizada parcialmente en los siguientes términos:

  • Se aprueba la integración de 54 operadores de estaciones de servicio en un consorcio de compras de combustibles y otros productos denominado G500. Lo anterior, al concluir que, en conjunto, tales estaciones obtendrían una baja participación en la compra de los distintos tipos de combustibles respecto a los mercados en los que participan. En este caso, quedó expresamente señalado que los socios operarán de manera independiente en la comercialización al menudeo de estos productos.
  • Asimismo, se objeta la operación respecto a lo que G500 denominó “la incorporación de socios potenciales”, los cuales no son definitivos o son inciertos, ya que no se cuenta con información suficiente para que la COFECE realice el respectivo análisis sobre los efectos que su participación podría generar al proceso de competencia.
  • Considerando que se trata de un club de compras, la Comisión aprobó un mecanismo para que G500 pueda, en el futuro, agregar nuevos socios, comunicando de manera previa a la COFECE y proporcionando la información de los mismos. De esta forma, se crea un mecanismo rápido, oportuno y económico para que esta autoridad de competencia verifique el impacto que la nueva afiliación generaría en las condiciones de competencia en el mercado.

La COFECE recordó que antes de la reforma energética, la producción, importación, transporte y almacenamiento de combustibles eran actividades exclusivas de PEMEX, quien tomaba todas las decisiones de producción, suministro y logística, garantizando a sus franquiciatarios (única modalidad permitida para la venta al público de gasolinas) un margen respecto al precio de venta del producto adquirido para su comercialización.

En el nuevo contexto, prosiguió el organismo, para que los operadores ofrezcan precios de venta al público atractivos que les permitan competir y mantenerse en el mercado, tendrán que buscar la máxima eficiencia con respecto a sus fuentes de suministro de gasolinas y diésel, oportunas, de calidad y a los menores costos posibles.

La Comisión destacó que, en fechas recientes, pudieron celebrarse otros procesos de consolidación de expendedores a través de adquisiciones, fusiones, consorcios o “alianzas comerciales”, que tendrían por objeto preparar a las empresas, principalmente medianas y pequeñas, a enfrentar los retos de un mercado abierto a la competencia, a partir de la incursión de nuevas cadenas o modelos comerciales nacionales o extranjeros.

Este tipo de acuerdos entre competidores pueden ser lícitos y perseguir objetivos que son deseables en un mercado en competencia, tales como: (i) reducir costos, lo que podría trasladarse en favor de los consumidores; (ii) mejorar la proveeduría de insumos, las condiciones de logística y la tecnología empleada en la industria; y (iii) ampliar la oferta de estos combustibles.

Sin embargo, la Comisión advirtió que estos mecanismos también pueden favorecer condiciones de simetría en precios, conductas coordinadas entre competidores, generar la manipulación de precios y/o provocar niveles de concentración indebidos.

En este sentido, la dependencia consideró que las figuras de asociación que emprendan estos grupos deben ser analizados como una concentración conforme a lo previsto en la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE), con el objeto de ponderar su posible impacto en las condiciones de competencia que prevalecen en los mercados de estos combustibles.

Por ello, prosiguió, la COFECE recomendó a los grupos que notifiquen cualquier modelo de comercialización que decidan llevar a cabo cuando la transacción actualice cualquiera de los umbrales previstos en la Ley. 

En los casos en que estos esquemas no rebasen dichos umbrales, la Comisión también recomendó que los agentes económicos involucrados notifiquen voluntariamente la concentración ante la COFECE antes de realizarla, a efecto de evaluar su posible impacto en el proceso de competencia y evitar el inicio de investigaciones por concentraciones ilícitas o prácticas monopólicas.

Información de interés

Papel de la COFECE durante la transición a un mercado competido de gasolina y diésel .

Umbrales para notificar una concentración .

¿Qué es una concentración ilícita?

site stats