Petróleo, ¿estamos perdiendo el negocio?

16 / MAR / 2017
opinones

Ramses Pech* / Energía a Debate

Los negocios son oportunidades que se tienen de largo plazo y se conservan para que continúen dentro de un tiempo determinado, generando un retorno primero de la inversión y después del costo de operación.

México como nación ha tenido diferentes fases de desarrollo y formas de hacer negocios, con base en sus materias primas naturales y al tener una posición geográfica privilegiada en comparación con otros países, los cuales tienen, a nuestro pesar, una mejor posición económica, ideológica y de transformación industrial en comparación nuestra.

Uno de los negocios que decidimos explotar al máximo sin planeación es la exportación de hidrocarburos hacia los Estados Unidos y otros países. Hacíamos números alegres sobre el volumen de dinero que tendríamos por aumentar la producción y contribuir el flujo de efectivo al gasto corriente de la nación.

Del 2012 a la fecha la exportación no ha aumentado, sino que se ha mantenido, pero en contraste tenemos una caída en la producción de crudo, reduciendo la entrega a refinerías en México y con esto comprimiendo el volumen de productos refinados, como se observa en la gráfica siguiente con información de Pemex:

Petróleo, ¿estamos perdiendo el negocio?

Podemos ver en la gráfica que la caída anualizada de producción de crudo es de 4% en promedio y la entrega a refinería pasó de un 50% a 44%. Esto ha traído como consecuencia importar más combustibles, incluso proyectar importar crudo ligero de Estados Unidos para compensar el desabasto y mejorar la corriente de entrada de las refinerías.

La pérdida del negocio fue al no saber invertir en exploración. Podríamos haber continuado produciendo entre 2.8 a 3 millones de barriles diarios, pero las presiones hacia Pemex fueron para extraer sin control del factor de recuperación.

Esto nos indica que estamos perdiendo mercado en la relación con el principal comprador, Estados Unidos. Debemos definir si queremos exportar el crudo extraído, o bien transformarlo para la nación, conforme el Plan Quinquenal presentado por la Secretaría de Energía.

Habiendo menos producción, ¿a quién sacrificaremos: a la refinación o a la exportación? Ésa es la pregunta: ¿cuál de esos negocios perderemos?

¿Son necesarios los farmouts? Sí, pero deben de ser en áreas que incrementen la producción con un petróleo rico en crudo ligero. Esta gráfica es una proyección de farmout con la asignación de un 30 a 40% de las áreas del Plan Quinquenal y un cambio de estrategia de Pemex. Si el mercado de exploración y extracción se concentrase en el factor de recuperación de yacimientos, podríamos alcanzar en el 2028 los 3 millones de barriles diarios de producción.

Petróleo, ¿estamos perdiendo el negocio?

Ante esto surge la pregunta: ¿por qué debe la inversión privada entrar en exploración y explotación de hidrocarburos en México ante la desinversión de la nación en Pemex? Enumeraremos algunas premisas en las cuales tenemos ventaja competitiva de corto plazo con otros países productores y exportadores.

1.- Tenemos salida por el Océano Pacifico, Golfo de México y el Caribe a diferentes partes del mundo. México cuenta con puntos de carga en Dos Bocas, en el estado de Tabasco; Salina Cruz, en el estado de Oaxaca; Cayo Arcas -en mar abierto aproximadamente a 162 kilómetros de Cd. del Carmen en el estado de Campeche-, Pajaritos, en el estado de Veracruz y Cd. Madero en el estado de Tamaulipas.

Petróleo, ¿estamos perdiendo el negocio?

(Fuente: PMI-Pemex)

2.- Contamos con alto número de pozos perforados y producidos, así como infraestructura necesaria para la explotación de los campos petroleros, por parte de la empresa productiva del Estado Pemex, vía PEP (Pemex Exploración y Producción). En los últimos años ésta ha tenido una reducción en su presupuesto y en áreas asignadas (campos) ante la salida de negocios de alto riesgo y con baja recuperación de la inversión. Pero continúa y continuará siendo el soporte del mantenimiento de la mayor cantidad de impuestos para el gasto corriente del país.

Petróleo, ¿estamos perdiendo el negocio?

3.- En cuanto a tiempos de logística, la distancia a Estados Unidos –de tres a cinco días en barco– es mínima comparada con otros países que tienen relación comercial con ese país. Sin embargo, Irak y Arabia Saudita han visto y comprobado que no importa la lejanía o el tiempo que tardan los productos en llegar a su destino. Alguien los comprará en el mundo con base en la calidad y el tipo de negociación realizada en la venta del mismo.

Estos países han visto incrementadas sus ventas de petróleo crudo a otros países, basado en una logística de entrega en tiempo. Arabia Saudita exportó al cierre del 2016 un promedio de 8.3 millones de barriles diarios e Iraq 4.1 millones, siendo Estados Unidos el mayor comprador.

Estados Unidos compró, al cierre de diciembre, a Arabia Saudita 1.3 millones de barriles diarios en promedio y a Irak 723 mil barriles diarios. Pero en este tipo de negocios influye el tiempo de llegada de los productos.

Petróleo, ¿estamos perdiendo el negocio?

Los tiempos en este mapa indican que si se compra crudo en Medio Oriente podría llegar a Estados Unidos entre 30 a 60 días. Es decir, se tiene que comprar en noviembre para que llegue a principios de enero o febrero, dependiendo de la ruta seleccionada para el envío.

El petróleo crudo es y será la base fundamental de comercio que podemos ofrecer al mundo, pero hoy en día la mezcla mexicana tiene un valor inferior comparado con el de otros países en función de la calidad. Esto ha puesto a las refinerías de Estados Unidos en alerta para buscar materia prima que se les adecúe en cuanto a calidad del producto, disponibilidad y tiempo de entrega.

México está perdiendo el negocio en el mercado. Cada día se reduce su extracción de crudo, lo cual significa que hay menos disponible para su comercialización en el exterior o para su transformación en el país.

Consideraciones para no perder el negocio:

1. Definir cuánto crudo puede ser extraído y si es para consumo interno o exportación.

2. El negocio principal en México será transformar su petróleo o comprar productos refinados. ¿Queremos ser importadores netos de combustibles transformados de otros países y estar a expensas del mercado especulativo?

Finalmente, la esencia del negocio petrolero no es la materia prima. Es su transformación con una distribución de los productos o servicios a bajo costo.

Fuentes:

  • EIA
  • SENER
  • CRE
  • BANCO DE MEXICO
  • INFORMACION DEL BANCO DE LONDRES
  • PEMEX

*Analista en economía y energía.

pech.ramses@yahoo.com.mx

Twitter @economiaoil / Facebook: Energía Nuevo Mercado de Inversión

https://www.facebook.com/groups/937565212961042/

site stats