Los cuatro sucesos energéticos más relevantes de 2020

30 / DIC / 2020
Alvaro Ríos Roca

Los cuatro sucesos energéticos más relevantes de 2020

 

Álvaro Ríos Roca */  para Energía a Debate

 

Este 2020 será recordado por lo que nos tocó desafiar. Un ignoto virus, de vertiginoso contagio y con algo de letalidad. Lo peor, llegó apuntalada por desinformación y exacerbación de miedo en las redes sociales y puso a muchos políticos nerviosos y dispuestos a todo. ¿Cuál será la mortalidad por el aumento en la pobreza que nos dejarán los distintos confinamientos? Está aún por verse. Lo infame, todo indica es que el 2021 no será muy diferente a pesar de aceleradas y múltiples vacunas.

 

Entrando en tema, a continuación, los cuatro acontecimientos relevantes de 2020 en materia energética. El primero está asociado al virus. La movilidad a la que estábamos acostumbrados no regresará y lo virtual se tornó exponencial (home office, etc.). Lo anterior, sumado al menor crecimiento económico proyectado, causará un muy fuerte impacto en la demanda de petróleo. Habrá un golpe de corto, mediano y largo plazo a países productores y empresas petroleras. Sólo recordar que este 2020 ExxonMobil, la otrora poderosa petrolera norteamericana, ya no está más entre las 500 empresas que listan en el Dow Jones.

 

Un segundo tema es lo acontecido en Europa en julio. Se hizo público el documento y la comunicación de la Comisión Europea al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Europeo para Asuntos Sociales y Económicos y al Comité de las Regiones sobre “Una Estrategia para el Hidrógeno para una Europa Climáticamente Neutral”.

 

La Unión Europea entiende que debe liderar este tema por diversas razones asociadas a tecnología y a generar empleo calificado y ha puesto al mundo a hablar del hidrógeno. Los recursos económicos para investigación científica comienzan a llegar a raudales para bajar costos en toda la cadena desde producción hasta usos finales del nuevo energético.

 

La apuesta de más corto plazo es con el hidrógeno azul a partir del gas natural y con captura de CO2. El hidrógeno verde a partir del agua y con energías renovables para su separación son de mediano a largo plazo. Varios proyectos pilotos han comenzado a gestarse y ya se piensa en grande. Será un duro golpe a la demanda de energías fósiles en el largo plazo.

 

Un tercer tema, sólo dos meses después, en septiembre. El presidente chino, Xi Jinping sorprendió al mundo al anunciar a la Asamblea General de la ONU que China se ha fijado el objetivo de convertirse en carbono neutral para 2060. Con este anuncio, el mayor emisor de carbono del mundo finalmente cambió su posición de tener una responsabilidad limitada para reducir las emisiones globales como país en desarrollo, para asumir un liderazgo más claro en la lucha contra el cambio climático.

 

Recordar que China consiguió gran parte de su crecimiento económico en las dos décadas pasadas, gracias a masiva instalación de centrales a carbón que le proporcionaban energía barata para constituirse en la fábrica del mundo y alcanzar liderazgo global. Los impactos de la contaminación en varias de sus ciudades y la presión mundial por el cambio climático forzaron a la decisión política. El gas natural reemplazara al carbón en el corto a mediano plazo con las energías renovables y el hidrógeno mucho más adelante. Otro golpe a la demanda de los fósiles.

 

Y finalmente, sólo dos meses después, en noviembre, la victoria de los demócratas en Estados Unidos, que acelerará la añorada transición energética mundial hacia combustibles menos contaminantes. La Revolución de la Energía Limpia (Green New Deal) propuesta por el presidente Biden se sumará al esfuerzo que tenía algo solitario la Unión Europea y a la que se sumó China en septiembre.

 

La voluntad política de los tres grandes poderes globales (también de demanda de energía) se conjugaron este 2020 para un cambio mucho más acelerado del modelo energético global. Sin embargo, no debemos olvidar que los fósiles aun tienen cerca de un 80 por ciento de la matriz energética mundial y que muy probablemente el 2050 aún se use abundantemente gas natural y algo de petróleo.

 

Este 2020 sin duda fue extraño y en lo energético deveras nos sorprendió. Prospero 2021 a todos nuestros lectores y nos encontramos al año.

 

  • * Ex Ministro de Hidrocarburos de Bolivia y Actual Socio Director de Gas Energy Latin America.
.